trafico-tenencia

¿Por qué SÍ debemos pagar tenencia?

Este contenido aún no se ha verificado. Ayúdanos a mejorarlo ingresando a tu cuenta y editándolo. Si crees que aún no es suficiente, coméntalo con la comunidad en la opción de conversación de la plataforma. Si crees que este artículo debe eliminarse, por favor escribe a [email protected]


Aun cuando la propuesta de que la tenencia regrese continúa en el aire luego de que el presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar, buscara revivir el impuesto en el país, hay quienes afirman que podría ser benéfico.

La propuesta ha desatado todo número de críticas y afirmaciones incluida la del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien descartó el martes pasado el regreso del cobro y aseguró que cumpliría su promesa de campaña de no implementar nuevos impuestos en su administración.

Desde que este impuesto fue instaurado en 1968, despertó mucha polémica hasta el punto en el que se corrió el rumor de que se había creado solo para pagar los Juegos Olímpicos en 1968.

Este hecho jamás fue confirmado, pues aunque sirvió de alguna forma para solventar gastos, la deuda de 2 mil 198 millones de pesos quedó saldada en los años ochenta. El impuesto fue creado a principio de los años sesenta.

Cuando se cita este tema, es común que se sitúe a México como el único país que tiene un impuesto por tener auto, pero esto no es necesariamente cierto.

En Japón, por ejemplo, no sólo los precios son elevados sino que mantenerlo el vehículo, pagar los impuestos, tramitar la licencia e incluso estacionarlo es tan costoso, que es muy poca la gente que tiene automóvil. Eso sí, disponen de uno de los sistemas de transporte público más eficientes de todo el mundo.

En Dinamarca los impuestos sin duda son de los mayores en todo el mundo, pues es el país que más los paga per cápita.

En Holanda, la política siempre ha privilegiado vehículos no motorizados, particularmente la bicicleta, por lo que tener auto en ese país es complicado, ya que existen impuestos y regulaciones para ello.

En México es cierto que el impuesto conocido como tenencia es único, pero definitivamente no es más costoso que otros. A esto se le suman las facilidades que se brindan para tener auto como la ausencia de impuestos de circulación, o incluso estacionarse, que  en muchos lugares es económico o hasta gratis. Además de esto, la mayoría de las calles están diseñadas para vehículos automotores, y gran parte del presupuesto se destina a obras exclusivas de autos.

Estos beneficios, incentivan en gran medida no sólo la adquisición, sino el uso indiscriminado del auto.

Ahora bien, los impuestos no son cosa menor, influyen en la economía de nuestro país, toda vez que se tratan de los ingresos que puede obtener el gobierno. Este mecanismo, garantizaría una forma de financiar el gasto público.

Desafortunadamente, la comunicación de este ejercicio se encuentra lejos de ser efectiva. Cualquiera que pague impuestos, se siente robado, y en el caso de la tenencia no es la excepción.

Mejorar las condiciones de las divisiones entre el transporte público y los medios privados, podría verse favorecida mediante impuestos gravados a través de tenencia, es decir, cobrar tenencia podría permitir mejorar las calles o tener un mejor transporte público.

Recientemente, la tenencia se subsidia en algunos estados e incluso en la Ciudad de México, pero solo si cuesta menos de 250 mil pesos; esto de acuerdo con algunos expertos funciona toda vez que quien tiene un auto más caro, debe pagar por él.

Aunque muchas personas están de acuerdo con que existan impuestos que puedan ser utilizados en la mejora del transporte, la transparencia de los recursos es algo en lo que no confían. La percepción es de desaprobación.

Uno de los objetivos que servirían en la implementación de la tenencia, es la desincentivación del uso del auto, que actualmente ha mostrado niveles muy altos en el parque vehicular.

Dirigir los recursos en el transporte implica además de una inversión en la construcción de más líneas, centros de transferencia modal, mantenimiento a unidades y mayores corredores, involucra mayor atención en la periferia de la ciudad, en donde realmente son muy pocas las opciones de transporte.

De acuerdo con Salvador Medina, urbanista, economista y columnista de la revista Nexos, obras como quitar semáforos en Circuito Interior, que costaron 8 mil 900 millones de pesos, se pudieron haber invertido en la construcción de 4 o 5 líneas de Metrobús.

A decir de Medina, enfocarse en el transporte masivo, es fundamental para dar solución.

Image information

  • TODO tags

      Is there a problem with this article? [Join] today to let people know and help build the news.
      • Compartir
        Compartir

      Suscríbete a nuestro boletín

      Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

      WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico