fortnite

Porqué los padres deben conocer Fortnite

  1. No es que los niños sean adictos a los juegos sino que hay una falta de conexión familiar.
  2. Según estudios, los niños que juegan con sus papás juegan menos que los que no lo hacen.

No es que los niños sean adictos a los juegos sino que hay una falta de conexión familiar, esa es una de las conclusiones a las que se llega en entrevista para WikiTribune en Español con Pilar Sarre, psicopedagoga.

Pilar Sarre decidió impartir charlas en colegios sobre el videojuego Fortnite porque los padres de familia le comentaban “no puedo hacer que pare, tengo una buena relación con él pero no puedo hacer que pare”. -A los comentarios se sumó su experiencia de mamá-, “uno de mis hijos empezó a jugar y dije ¡uy, aquí hay algo!”.

 

¿Por qué los niños se vuelven adictos a Fortnite?

Fortnite es un videojuego que pertenece a la empresa Epic Games, y está conformado por un equipo interdisciplinario; además de programadores tienen neurólogos, psiquiatras y psicólogos que en conjunto identificaron las mejores prácticas de los cinco juegos más destacados para crearlo.

Este juego de Epic es gratuito, además de que nunca acaba, no se le puede poner pausa y se puede jugar en cualquier dispositivo mientras esté conectado a Internet. El juego está al alcance de niños que pertenecen a niveles socioeconómicos altos y medios.

En un inicio, los jugadores de Fortnite eran adolescentes de preparatoria, después fue bajando a los grados de secundaria. Ahora son los niños de primaria y preescolar quienes lo están jugando.

¿En qué consiste Fortnite: Battle Royale?

El juego consiste en que 100 jugadores se enfrentan a muerte en una isla con el propósito de ser los últimos en quedar en pie en modo Battle Royale.

El término Battle Royale está asociado en los videojuegos a un subgénero de los shooters. Su origen se remonta a la novela y posterior adaptación a la gran pantalla de ‘Battle Royale’ de Koushun Takami que después veríamos en la película ‘Los Juegos del Hambre’.

Lo que implica el modo de este juego es que los niños están en contacto con todos los jugadores, ante lo que Pilar Sarre pide a los niños y padres estar a alerta:

“Cuidado con lo que escuchen, en las charlas les pregunto ¿quieren comer del bote de basura, lo que está en el bote se lo comerían? -No, pues es lo mismo con sus oídos, cualquier cosa que entre por sus oídos puede ser basura e igual entra en su sistema. Cuídense de lo que oyen”.

Uno de los peligros de que los niños estén en contacto con todos los jugadores es que pueden encontrarse con groomers, personas adultas que se hacen pasar por niños para abusar de ellos. Se ha detectado algunos casos en Reino Unido y Nueva Jersey.

“Lo que les digo a los niños es que alguien no puede ser muy amable contigo, y si tú le das información personal y después si lo quedas de ver en algún lugar puede ser para tener un contacto sexual contigo”, dice Pilar.

Sobre el tema, los niños le han preguntado:

“¿Cómo puedo estar seguro que ese desconocido que está siendo amable conmigo es un groomer o sólo es una persona amable? ¿Ahora tu pretendes que desconfíe de cualquiera?

Entonces decíamos ¡qué maravilla de preguntas! Les respondíamos mi socia y yo, con otro cuestionamiento -¿Es normal que alguien sea tan amable y te dé armas, vendas así nada más por nada más? Un poquito amable, siempre hay gente poquito amable pero escucha tu pancita, tu interior te va a decir cuando algo no está bien y necesitas escucharte”.

¿Por qué los niños se vuelven adictos a Fortnite?

La configuración del juego incide en el sistema de recompensa que está en nuestro cerebro, éste se enciende cuando hay una adicción.

Además, “hay algo que se llama reforzadores intermitentes, yo encuentro algo que me da placer, veo algo que es positivo pero no lo tengo todo el tiempo, lo tengo intermitente, dentro del juego es lo que pasa, algunas veces lo niños pueden encontrar un cofre vacío pero otras veces lleno”, esto es una práctica del conductismo, comenta Sarre.

Otro de los recursos que vuelve a los niños adictos a Fornite es el near miss, el “casi gano”. Es la estrategia que se usa en las máquinas del casino en el que tienes que sacar los números iguales pero en cada juego estás a punto de ganar y por eso mismo sigues intentándolo.

Los niños todo el tiempo creen que estuvieron a punto de ganar pero no es que sea en realidad, es que así está diseñado el juego y si a esto le sumas los reforzadores intermitentes, podríamos entender el nivel de adicción que el juego genera.

Las batallas de Fortnite duran alrededor de 20 minutos y esta configuración hace que los niños se enganchen más al juego porque al terminar se dicen a sí mismos “ya jugué 20 minutos ¿una más? 20 minutos no es nada, me echo una más, entre una más y una más ya jugaron alrededor de seis, siete u ocho horas”, comenta Pilar.

¿Cómo hablar con los niños sobre los límites de Fornite?

Una de las recomendaciones de Pilar Sarre es el co playing, es decir, que los papás se sienten a jugar con sus hijos. Según estudios, los niños que juegan con sus papás juegan menos que los que no lo hacen.

Los padres pueden utilizar Fortnite a su favor, puede ser un canal de comunicación, ya que se tenga un terreno en común se podrá hablar de los riesgos. Al estar informados, los niños tendrán el poder de cuidarse a sí mismos.

Lo que proponemos a las familias es que se cree un sistema de reglas familiares en donde se cuiden ambos intereses.

Una de las estrategias que utilizamos es informar a los niños sobre los daños que le provoca a su sistema nervioso jugar más de dos horas, esta información la reciben con mucho interés.

La estrategia está en medir el tiempo.

Lo que les sugerimos a los niños y padres para manejar su tiempo de juego es gestionarlo.

Supongamos que en su casa les dan permiso de jugar 1 hora, acaba una batalla y te quedan 15 minutos si entras a otra batalla no la van acabar porque duran 20 o un poquito más. Se les recomienda apagarlo a la mitad de la batalla, lo que va a significar apagar el juego desde el sistema límbico, el sistema más primitivo.

Estar en una batalla sobre excita el cerebro y el niño no querrá dejar botado a su amigo con el que inició. Entonces les damos tres estrategias y nos reportan que les han funcionado:

  1. Sal del modo de batalla y entra al modo creative, donde puedes crear, ponte a construir más que a disparar. Esto va apagando tu sistema límbico y va encendiendo tu corteza cerebral.
  2. Entrar a un lugar dentro del mismo juego que se llama patio, es un apartado donde la isla es sólo para ti o hasta cuatro más y tu escoges con quien juegas. Les decimos: haz una pausa y piensa en qué fallaste hoy.

Con estas estrategias el niño podrá activar su corteza cerebral y no seguir activando el primitivo. Sobre todo, jugar Fortnite de forma moderada (máximo dos horas al día) brindará habilidades cognitivas y de percepción a los infantes. ¡Fortnite ya está en casa, mejor ser su aliado a su enemigo!

  • TODO tags

      Is there a problem with this article? [Join] today to let people know and help build the news.
      • Compartir
        Compartir

      Suscríbete a nuestro boletín

      Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

      WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico