josh-appel-423804-unsplash

¿Qué tan incluyente es nuestro vocabulario?

Este contenido aún no se ha verificado. Ayúdanos a mejorarlo ingresando a tu cuenta y editándolo. Si crees que aún no es suficiente, coméntalo con la comunidad en la opción de conversación de la plataforma. Si crees que este artículo debe eliminarse, por favor escribe a [email protected]


Durante largo tiempo la sociedad ha utilizado un vocabulario poco incluyente en temas que resultan delicados como la discapacidad, pero gracias a que vivimos en un mundo evolutivo, el lenguaje también ha actualizado algunos conceptos para referirnos a este sector de la población.

El Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad, se dio a la tarea de identificar las palabras erróneas que más se utilizan y propuso nuevos conceptos para que la población pueda actualizarse.

Términos o frases  que muchas veces utilizamos como “persona con capacidades diferentes”, “persona con capacidades especiales”, “discapacitado”, “inválido”, “incapacitado” o “deficiente” están mal empleadas y resultan ser bastante excluyentes.

Estos términos refuerzan las brechas de desigualdad social,  por ello es importante que la población comience a esforzarse por utilizar términos favorables para la promoción de los derechos de las personas con discapacidad.

En México se adoptó el término “capacidades diferentes” durante los años de Vicente Fox en la presidencia, pero miles de grupos de personas con discapacidades señalaron que ese término remarcaba las diferencias entre la población, además de que en general todos los individuos tienen capacidades distintas respecto a otros.

El Senado de la República cambió ese concepto en todas las leyes y las sustituyó por personas con discapacidad o PCD en el año 2016.

Dentro de la sociedad también se han utilizado términos como “invidente” o “cieguito” para referirse a las personas que no pueden ver o presentan dificultades para hacerlo. Sin embargo, lo correcto es decir, ciego, débil visual o persona con discapacidad visual.

Otras palabras mal empleadas son “Minusválido”, “impedido”, “cojo”, “lisiado” o “paralítico”, el concepto correcto es decir persona con discapacidad motriz.

Los diminutivos tampoco se consideran bien empleados, el “sordito” o incluso “sordomudo” ya no deberían ser utilizados, lo aconsejable es decir sordo, sorda o personas con discapacidad auditiva.

“Loco”, “loquito”, “mongol”, “trastornado” y “retrasado mental” dejarán de ser utilizados y se sustituirán por términos como persona con discapacidad mental, persona con discapacidad psicosocial o persona con discapacidad intelectual.

En México, el cinco por ciento de la población está conformado por PCD y la forma en la que empleemos nuestro vocabulario marcará una diferencia para que dejen de ser vistos como una desgracia.

Muchos defensores de los Derechos Humanos nos han ayudado a combatir los estigmas sobre este sector y también nos instan a aprender diversas formas en las que podemos ser más incluyentes, sin importar en que ámbito social nos desenvolvamos.

Image information

  • TODO tags

      Is there a problem with this article? [Join] today to let people know and help build the news.
      • Compartir
        Compartir

      Suscríbete a nuestro boletín

      Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

      WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico