gilles-lambert-8649-unsplash

Cyberflashing , la nueva forma en la que puedes sufrir acoso

Este contenido aún no se ha verificado. Ayúdanos a mejorarlo ingresando a tu cuenta y editándolo. Si crees que aún no es suficiente, coméntalo con la comunidad en la opción de conversación de la plataforma. Si crees que este artículo debe eliminarse, por favor escribe a [email protected]


En los últimos años la forma de acosar a las mujeres se ha ido adaptando, anteriormente eran muy populares las denuncias por exhibicionismo, es decir, ese momento incómodo en el que un sujeto le mostraba sus partes íntimas a cualquier mujer, niña o adolescente.

Ahora esa conducta llegó a lo digital y comenzó a popularizarse con el nombre cyberflashing, una técnica que consta de enviar fotografías sexuales por medio de dispositivos digitales.

Estas situaciones ocurren con frecuencia en cualquier lugar, el transporte público, aviones, escuelas u oficinas. Muchos niños y adolescentes en particular son los que están más expuestos a este tipo de contenidos.

El problema es que el uso de la tecnología complica la detención de los agresores, quienes se protegen con el anonimato que brinda internet.

Un reciente estudio que la firma de investigación TNS realizó para Meetic, un servicio de citas en línea, arrojó que recibir este tipo de archivos provoca repugnancia  e incomodidad entre las mujeres.

Además Consumer Research demostró que más de la mitad de las mujeres que reciben este tipo de fotos se sienten acosadas y agredidas, pero cualquiera que tenga activas aplicaciones como AirDrop de Apple o el Bluetooth esta expuesta a recibirlas.

Una de las primeras denuncias que se tienen registradas fue en 2015 cuando el cyberflashing apenas se hacia visible, Lorraine Crighton Smith que en ese momento tenía 34 años relató su experiencia mientras se encontraba a bordo de un tren en Reino Unido.

“Estaba en el tren, en mi ruta habitual de camino al trabajo y tenía el celular en la mano porque estaba enviando un mensaje. Tenía AirDrop activado porque lo acababa de usar para enviar fotos a otro iPhone. De repente, una foto apareció en la pantalla. Era la foto del pene de un hombre. Me quedé estupefacta. Rechacé la imagen instintivamente, pero apareció otra foto al instante. Fue entonces cuando me di cuenta de que alguien cercano a mí me las estaba enviando”, recuerda.

Lamentablemente este tipo de acoso no se considera un delito y por lo general el emisor de contenidos se encuentra cerca de sus víctimas.

Las recomendaciones para evitar  recibirlos es apagar cualquier tipo de herramienta de transferencia de archivos o mantenerlo en la opción “sólo contactos”.

Es importante recalcar que cada vez el cyberflashing tiene más fuerza y hay ocasiones en las que puede llegar a presentarse a través de las redes sociales, por ello es de vital importancia prestar atención a todas las configuraciones de seguridad que nos ofrecen estas plataformas.

 

 

Image information

  • TODO tags

      Is there a problem with this article? [Join] today to let people know and help build the news.
      • Compartir
        Compartir

      Suscríbete a nuestro boletín

      Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

      WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico