monsivais_3

De Crónicas a Gatos

  1. Dentro de su apartamento abarrotado de papeles y gatos caminando encima de libros y estantes, él era un gato mas, con ese aspecto desaliñado, sus ojos pesados y amante del pescado.

Con pluma crítica y voz narrativa Monsiváis paso a la historia como uno de los mejores críticos, ensayistas de México.

A nueve años de su muerte el mundo sigue cautivado con sus muchos escritos, en donde podemos disfrutar de su distinguido lenguaje al momento de describir la vida cultural y política de México que se encuentran entre sus páginas.

Sus múltiples crónicas fueron las favoritas del público por la pasión que desbordaba en cada uno de los párrafos.

Pero para Monsiváis aparte del amor por las letras y los libros, había algo más que ocupaba su corazón y estaba cubierto de pelos.

Los gatos eran su adoración y los que ocupaban la mayor parte del espacio de su apartamento, aparte de la inmensa colección de libros.

Carlos Monsiváis, quien tenía el coraje para describir aquellas heridas sociales con la más fina ironía y la más dramática puntera, también tenía el mismo humor al momento de nombrar a su más de veinte gatos en honor de cada uno de los sucesos que marcaron en su vida y quiso hacerlos presentes en las siete vidas de los felinos.

Miau Tze Tung, Catástrofe y el Siniestro Chocorrol,Ansia de Militancia, Mito Genial y Ale Vosía, Eva Siva, Fray Gatolomé de las Bardas, Caso Omiso y Miss Antropía, Fobia, Victoria sobre el Fraude, Peligro para México, Posmoderna, Miss Oginia, Voto de Castidad, Rosa Luz Emburgo y Recondita Armonía.

Dentro de su apartamento abarrotado de papeles y gatos caminando encima de libros y estantes, él era un gato más, con ese aspecto desaliñado, sus ojos pesados y amante del pescado.

“El se sentía un gatote- dice Jesús Ramírez periodista y amigo con quien trabajó muy de cerca en La Jornada-. Por eso no dejaba que nadie los regañara, él solía decir que los gatos eran mejor compañía que las personas.”

Es así como San Simón 58 donde vivió hasta sus últimos días fue conocida como “la casa de los gatos” donde a cualquiera que deseara pasar tiempo con Monsiváis ya fuese político, actor, escritor o familiar también tenía que hacerlo con los gatos que fueron parte de él.

 

  • TODO tags

      Is there a problem with this article? [Join] today to let people know and help build the news.
      • Compartir
        Compartir

      Suscríbete a nuestro boletín

      Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

      WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico