Manuel Fraga Iribarne

Nombre a nombre, piedra a piedra

Este contenido aún no se ha verificado. Ayúdanos a mejorarlo ingresando a tu cuenta y editándolo. Si crees que aún no es suficiente, coméntalo con la comunidad en la opción de conversación de la plataforma. Si crees que este artículo debe eliminarse, por favor escribe a [email protected]

  1. Quitan en dos municipios de las provincias de A Coruña y Pontevedra la distinción de hijo predilecto a Manuel Fraga Iribarne, figura relevante de la dictadura franquista, con resistencia del Partido Popular.

En España  se ha suprimido ayer el reconocimiento de mérito a una figura relevante de la dictadura (Manuel Fraga Iribarne) en dos municipios de la Comunidad Autónoma de Galicia.

Manuel Fraga Iribarne fue Ministro de la Gobernación y Ministro de Información y Turismo durante la dictadura y mientras permaneció en sus cargos, el Consejo de Ministros confirmó penas de muerte a disidentes y resistentes al régimen . Posteriormente, fue uno de los “padres” de la constitución e hizo parte de un partido político, Alianza Popular. Este partido con el tiempo ha cambiado su nombre; hoy es el Partido Popular. Muchos de sus miembros todavía, después de ochenta años, se resisten a renegar de sus raíces pre-democráticas; la prensa da en el día a día buena fe de ello. La transición en ningún modo ha terminado. Avanza y retrocede, como ha hecho durante los últimos 40 años.

La decisiones de las naciones, de las organizaciones internacionales dejan huella, una huella que tiende a permanecer en el tiempo. En cada nación, en la comunidad internacional en su conjunto. En España, como en muchos otros países la historia, como el dia a dia, son prueba de ello.

Tras una guerra de tres años sufrimos una dictadura de cuarenta y llevamos otros cuarenta en un proceso de transición a la democracia inconcluso, que parece no tener fin. Demasiada gente sigue empeñada en que los rescoldos de la dictadura permanezcan en las leyes, las instituciones,… y siguen afectando a nuestro día a día. Por si alguien pretendiese olvidarlo permanecen también en piedra (simbología y monumentos) y papel (leyes, reglamentos y reconocimientos de instituciones).

Muchas normativas de la dictadura siguen vivas en las normas municipales e incluso en las leyes, muchos reconocimientos de mérito a figuras de la dictadura siguen vigentes. Ni la consitución, ni la ley de Memoria Histórica han conseguido superar esta barrera de resistencia que persiste hoy como hace ochenta años, aunque la realidad cotidiana de la convivencia ha mejorado notablemente.

De vez en cuando avanzamos, conseguimos desenterrar e identificar muertos enterrados en las cunetas o los campos, en ocasiones conseguimos quitar reconocimientos públicos en ciudades y pueblos a figuras del antiguo régimen pero las resistencias desde partidos, administraciones e instituciones se hacen públicas sin pudor, incluso a través de los medios de comunicación… De vez en cuando alguien consigue volver atrás los avances y toca reconquistar el terreno perdido.

La Ley de la Memoria histórica lleva más de una década y todavía seguimos, y seguiremos en la misma situación. Fue un avance mínimo, que tardó décadas y aun así el cumplimiento es lento y las resistencias persisten como si esas décadas no hubiesen pasado.

Aquí el fascismo venció, y sobrevivió durante décadas, incluso al cambio de paradigma que llegó en muchos países con el fin de la segunda guerra mundial.

Tuvimos una república, la segunda, en tiempos convulsos que afectaron a todo el mundo, hoy tenemos una monarquía heredada de la dictadura. Esa dictadura consiguió imponerla como “única alternativa viable”. Desde ella, todavía bajo el régimen dictatorial, se nos permitió a los españoles elegir si queríamos la transición pre-fabricada que nos ofrecian a un régimen democrático, después se nos permitió opinar para aprobar la constitución. Eso fue cuanto se nos permitió elegir.

Todavía hoy seguimos luchando por el cumplimiento de la Ley de Memoria histórica con todo lo que implica, pueblo a pueblo, ciudad a ciudad, cuneta a cuneta, tumba a tumba, piedra a piedra, ley a ley…

Ni hemos obtenido suficiente verdad reflejada en la historia en las escuelas, ni suficiente justicia y por supuesto tampoco suficiente reparación. Muchos no solo no han pedido perdón, ni perdido su influencia; tampoco han reparado el daño ni reconocido la verdad histórica de sus crímenes bajo el régimen dictatorial.

Ahora, cuando el proceso aun no ha concluido sufrimos el crecimiento de la marca blanca del fascismo, el franquismo, todavía muchos siguen alimentando el ego de la bestia.

  • TODO tags

      Is there a problem with this article? [Join] today to let people know and help build the news.
      • Compartir
        Compartir

      Suscríbete a nuestro boletín

      Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

      WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico