Title Title
700x420_Fracking-770 Fracking, técnica prohibida pero se sigue realizando
Summary Summary
Highlights Highlights
  Pese a la cancelación de la Ronda 3.3 que preveía la licitación de campos no convencionales y la promesa del presidente AMLO de que no se haría fracking, en el país se sigue utilizando dicha técnica, según organizaciones.
Content Content
&nbsp   
  El fracking o fractura hidráulica consiste en la extracción de petróleo o gas natural no convencional, es decir, shale oil/gas o petróleo/gas de lutitas, mediante la fracturación de los mantos de roca que los contienen. Y aunque está prohibida, organizaciones ambientalistas aseguran que se sigue realizando.
  Este tipo de hidrocarburos están distribuidos en burbujas al interior del manto rocoso, lo que hace necesario romperlo para liberar el petróleo y el gas, transportarlo a la superficie y eso se hace con la inyección de diversos fluidos, compuesto por agua y arenas a alta presión.
  El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que durante su administración no se permitirá este método para la extracción de hidrocarburos no convencionales.
  Sin embargo, eso cayó mal entre los empresarios, pues para el Consejo Coordinador Empresarial “México tiene que empezar a producir más gas, con precios competitivos como lo hace Texas, de donde viene 60% de lo que consumimos y es de fracking”.
  La Alianza Mexicana contra el fraching señala que México debe prohibir la extracción de hidrocarburos por fracturación hidráulica con base en el principio precautorio, tal como lo han hecho Francia y Bulgaria y numerosos gobiernos regionales y locales alrededor del mundo. Tal es el caso del estado de Nueva York, quien la prohibió en diciembre de 2014 con base en las evidencias existentes sobre los riesgos que representa para la salud.
  PRESENTE EN 7 ESTADOS
  La organización Cartocrítica señala que uno de cada cuatro pozos petroleros en el país han sido fracturados hidráulicamente. Es decir, más de 7 mil 800 de los 32 mil existentes.
  IMPACTOS SOCIOAMBIENTALES
  • Disminución de disponibilidad del agua: La fracturación de un solo pozo requiere entre 9 y 29 millones de litros de agua. El ritmo de explotación anual de 9,000 nuevos pozos en Estados Unidos que se pretende exportar a México supondría un volumen de agua equivalente al necesario para cubrir el consumo doméstico (100lts/pers/día) de entre 1.8 y 7.2 millones de personas en un año. Ello acarreará la disminución de la cantidad de agua disponible, lo que pondría en peligro los ecosistemas y la realización del derecho humano al agua y a la alimentación. En estados como Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, regiones donde esta actividad ya se está realizando, la disponibilidad de agua es limitada al tratarse de regiones con alto estrés hídrico (donde la demanda es mayor a la disponibilidad).
  • Impactos sobre la salud: Los expertos señalan que al menos 25% de las sustancias utilizadas en las distintas mezclas de perforación pueden causar cáncer y mutaciones, 37% afectar al sistema endocrino, 40% provocar alergias y 50% dañar el sistema nervioso.
  Los pozos de agua potable que abastecen a la población situados en cercanías de las zonas donde se aplica la fracturación hidráulica tienen altos niveles de metano y sustancias cancerígenas y neurotóxicas.
  Por otro lado, la población que habita cerca de los pozos tiene 66% de probabilidad de padecer cáncer asociado a la contaminación atmosférica. Igualmente, la toxicidad y los riesgos de accidentes asociados a esta actividad repercute en la salud y la vida de las y los trabajadores de la industria.
  • Emisión de gases y su contribución al calentamiento global: 90% de las emisiones en el proceso de obtención del gas es metano (CH4), aunque también se emite dióxido de azufre (SO2), óxido de nitrógeno (NO) y compuestos orgánicos volátiles.
  Aunque la quema del gas natural emite menos dióxido de carbono (CO2) que otros hidrocarburos, el proceso completo de su explotación contribuye en mayor medida a la aceleración del cambio climático debido a las fugas de metano producidas durante su extracción.
  Estas emisiones pueden alcanzar 8% de la producción total de un pozo, es decir, 30% más que en los proyectos de gas convencionales. El metano es un gas de efecto invernadero con un potencial de calentamiento 86 veces superior al CO2 en el corto plazo, por lo que en 20 años el impacto de la extracción de gas de lutitas sobre el cambio climático puede superar en 20% el del carbón.
   
Categories Categories
Article type Article type
Tags Tags
Author byline Author byline
No No
Has hero Has hero
No Yes
Hero Alignment Hero Alignment
  full
Hero Image URL Hero Image URL
None https://s3-us-west-1.amazonaws.com/wikitribune-uploads-es-master/2019/01/29133744/700x420_Fracking-770-150x150.jpg
Featured Image URL Featured Image URL
Sources Sources
  <p>&nbsp;</p>
  <p><a href="https://www.nofrackingmexico.org/que-es-el-fracking/" rel="nofollow">https://www.nofrackingmexico.org/que-es-el-fracking/</a></p>
  <p><a href="http://www.milenio.com/negocios/fracking-realizando-mexico-pese-promesa-amlo" rel="nofollow">http://www.milenio.com/negocios/fracking-realizando-mexico-pese-promesa-amlo</a></p>
  <p><a href="http://www.cartocritica.org.mx/2015/fracking-en-mexico/" rel="nofollow">http://www.cartocritica.org.mx/2015/fracking-en-mexico/</a></p>
  <p>&nbsp;</p>

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico