México sin cambios ni avances en materia de protección a periodistas


México sigue siendo uno de los países más mortíferos del mundo para los medios de comunicación.

La violencia y el miedo, son los indicadores con los que la organización Reporteros Sin Fronteras, resume la situación del periodismo en México, como parte de su Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018, en donde nuestro país ocupa la posición 147. 

El ranking conformado por 180 países, “es una fotografía de la situación de la libertad de prensa” que mide el grado de libertad que gozan los periodistas en  cada país para ejercer su profesión evaluando aspectos como el pluralismo, la independencia de los medios de comunicación, la calidad del marco legal y la seguridad que ofrece cada país a los periodistas. 

Cubrir en México temas como la corrupción de autoridades (principalmente en gobiernos locales) y el crimen organizado, son motivos suficientes para que un periodista sufra amenazas, intimidaciones, secuestros, atentados o en el peor de los escenarios, sea asesinado. 

Hasta 2017, México estaba clasificado como el segundo país en donde más periodistas eran asesinados, solo por debajo de Siria. Sin embargo, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ha señalado un punto importante en México y este es la falta de presupuesto para proteger y garantizar la libertad de prensa. 

En México, el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, es el encargado de implementar las medidas de protección para quienes sufren agresiones bajo el ejercicio de su labor. 

Entre otros temas, se encarga de “destinar los recursos económicos asignados, exclusivamente para la implementación y operación de medidas preventivas, medidas de protección y medidas urgentes de protección”. 

El sitio oficial, señala que hasta la fecha se han destinado 503 millones 328 mil 636 pesos y 60 centavos (24.7 millones de dólares) para la protección y prevención de agresiones no solo en contra de periodistas, sino también de activistas y defensores de derechos humanos en nuestro país.

Sin embargo, la CNDH ha alertado sobre la falta de presupuesto que afecta también a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), que desde 2014 se ha visto afecta por la reducción de presupuesto, que para este año recibió 17 millones 989 mil 600 pesos. 

A pesar de los esfuerzos, integrantes del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), señalan que “la prensa mexicana está atrapada en un ciclo letal de violencia e impunidad…”, apuntalando hacia el estado de Veracruz. 

El CPJ señala también que si México se ha convertido en uno de los países más peligrosos para ser periodista, es en gran parte por “la falta de voluntad política para acabar con la impunidad”. 

De 1992 a la fecha, se ha confirmado que 45 periodistas han sido asesinados en México, por el ejercicio de su labor. En lo que va de este año, seis periodistas han sido asesinados y la impunidad y la corrupción que impera en todas las esferas sociales de nuestro país, sigue siendo la principal amenaza para el ejercicio periodístico. 

En 2017, los asesinatos de Miroslava Breach y Javier Valdez, conmocionaron a este país plagado de hostilidades contra la prensa. Y aunque México sí cuenta con mecanismos de protección especiales, siguen siendo ineficientes e inadaptables, por lo que será asignatura pendiente para el gobierno entrante.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir noticias, alertas y actualizaciones:

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico