Contaminación digital… ¿existe?


La obsesión por tratar de seguirle el paso a la era digital, y absorber o compartir la mayor cantidad de información posible, nos ha llevado a generar niveles de contaminación poco visibilizados. 

En la búsqueda por minimizar los estragos de la saturación de información, surgió una duda genuina en la que hasta ahora, no se había profundizado… ¿existe la contaminación digital?

La respuesta es sí, sí existe. Sin embargo, es necesario aclarar que a pesar de la creencia de que no contaminas por ejemplo, al enviar un mail, la realidad es que sí contribuyes a la contaminación ambiental los estragos no son menores. 

Google

De acuerdo con un informe presentado por Greenpeace en 2015 sobre las empresas tecnológicas más verdes y las que no lo son, el que empresas del sector tecnológico como Facebook, Google o Spotify operen, genera el 2% del total de emisiones de carbono que hay en el mundo. Ese 2%, equivale al consumo energético que tiene una flota de aviones modelo Boeing 747. Pero aquí no para el desastre.

Por cada segundo que pasa, se publican en Instagram alrededor de 863 fotografías; se comparten 8 mil 158 tuits; se hacen 3 mil 310 llamadas a través de Skype; los internautas realizamos 68 mil 935 búsquedas en Google; reproducimos 75 mil 134 vídeos en Youtube y así podríamos continuar con una lista infinita, por cada red social existente. 

Hasta el año 2017, analistas contemplaban que el uso, consumo y almacenamiento de datos a nivel mundial, llegaría a los 121 exabytes. En el informe de la ONG, se hacía especial énfasis en la responsabilidad ambiental que tendrían esas empresas para que esto ocurriera pues son las responsables de lo que hoy conocemos como “nubes” de almacenamiento de datos.

Y es que para que esas nubes de datos se mantengan operando, por lo menos es necesario el consumo de electricidad que en el caso de Facebook hasta el año en que fue publicado el informe, más de la mitad de la energía que empleaba para operar la obtenía a través de la utilización de carbón. 

Pero aquí no para el problema de la “contaminación digital” pues para que podamos visualizar un capítulo más de nuestra serie favorita en Netflix o para que llegue hasta nuestro dispositivo el vídeo viral del día, es necesario que millones de servidores, cables, centros de procesamiento de datos, enrutadores, conmutadores y gadgets estén conectados lo que deriva en la producción masiva de dióxido de carbono. 

CO2GLE, proyecto a cargo de Joana Moll

Una de las primeras personas en visibilizar el punto anterior, fue Joana Moll, una artista e investigadora centrada en analizar las formas en que el post-capitalismo deteriora la alfabetización de máquinas, humanos y ecosistemas. 

Entre sus trabajos más destacados, figura CO2GLE, una instalación digital con la que puedes conocer los gramos de CO2 con los que contribuyes a la contaminación ambiental, por cada segundo que pasas en Google. 

DEFOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOREST, es también uno de sus proyectos más  impactantes pues muestra en tiempo real la cantidad de árboles que se necesitan para absorber las emisiones de CO2 por cada consulta hecha en el mismo buscador. 

Moll explica que “Casi nadie recuerda que Internet está compuesto por infraestructuras físicas interconectadas que consumen recursos naturales” y al mismo tiempo cuestiona la naturaleza de que un hecho tan evidente como este, sea tan borroso en la imaginación social. 

El reto para las cinco empresas tecnológicas que al día de hoy dominan la era digital sigue siendo grande, a pesar de que se han comprometido a utilizar energía 100% renovable para su operación. 

Sin embargo, se trata de una asignatura pendiente para todos los internautas y consumidores de Internet, pues está claro que no podemos delegar toda la responsabilidad del cuidado del planeta que habitamos a las grandes empresas. 

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín para recibir noticias, alertas y actualizaciones:

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Envíanos un correo electrónico