photo4985657166467803130

La fantasía del doble discurso

  1. Por Oswaldo Ramos y Ángel Rolón.

Desde que tenemos uso de razón vivimos en un México con carencias sociales, en el que la desigualdad social es latente en la mayoría de las entidades, como se dice comúnmente: “los ricos cada vez más ricos, los pobres cada vez más pobres”. Así pues, con base en este tipo de frases es como conocemos o incluso idealizamos el espacio político en el que vivimos, un espacio que resulta ser ajeno para la mayoría de las personas, pues aspirar a tener un lugar dentro de las instituciones refiere intrínsecamente a sumergirse en las aguas pantanosas de la corrupción y las traiciones arteras.

Políticos van, políticos vienen, de todos, el de derecha como el de izquierda, el liberal, el conservador, aquel que se dice distinto a los que se encuentran en el ejercicio del poder. Cuesta trabajo asimilar el actuar de la clase política cuando con son actos se olvidan de sus principios, generando la fantasía de la congruencia entre el ser y hacer.

Ya se ha dicho que las personas de a pie somos quienes debemos dictar la agenda de nuestras instituciones políticas. ¿Pero qué pasa cuando estas decisiones son tomadas de forma unilateral por un liderazgo? Es ahí cuando la ruta es dictada a través de discursos cambiantes que solo buscan el beneficio político para unas cuantas personas. Amanecemos siendo ecologistas y nos acostamos apoyando el fracking. Hoy van a los pequeños comercios prometiendo apoyos pero mañana están pactando con la élite empresarial.

Es esta ambivalencia en el discurso y la sobre explotación de simbolismos es lo que genera confusión y desconfianza a la hora de creer en un representante o una institución. Por ello se vuelve no solo necesario, sino urgente la apertura del debate en torno a las decisiones que deben tomarse para decidir nuestro futuro. La conformación de espacios e instituciones debe ser con una representación plural, donde cualquiera que tenga interés genuino en forjar un cambio pueda aspirar a puestos de toma de decisiones.

El pasado triunfo de Andrés Manuel López Obrador se dio por el amplio respaldo social que ganó a través de un discurso de dieciocho años que fue tomando fuerza a través del “mal gobierno de sus antecesores” en el que representaba lo más cercano a la izquierda en nuestro país.

Pero seamos honestos: ¿Qué es lo que verdaderamente AMLO ha representado en la función pública? un cambio de fondo no solamente tiene que ver con el cambio de discurso, o mejor dicho, con dictar la agenda todos los días a través de una conferencia matutina.

El cambio se comienza a gestar desde lo que sucede en las instituciones que se encuentran en todo momento al servicio de la población y con las personas que en ellas laboran, es decir, ¿qué se hace para cambiar de fondo las prácticas corruptas de los empleados que se dejan sobornar solo por una licencia?, es este tipo de acciones las que generan desconfianza hacia nuestro sistema político/institucional, y de tal manera, la consecuencia es una crisis institucional ligada a la falta de legitimidad, y por lo tanto, la gobernabilidad no es del todo real.

Después de lo expuesto anteriormente tenemos dos coyunturas: la primera tiene que ver con los símbolos y el cambio de discurso de nuestro presidente, la segunda, claramente se encuentra relacionada con el día a día de las instituciones públicas y lo que ellas representan en su actuar, ¿qué tan distante se encuentra una de otra? es aquí la contradicción más grande que existe a nuestro parecer, por más buenas intenciones que haya en un discurso proveniente de un político con amplia aprobación, difícilmente cambiaran las practicas burocráticas que deslegitiman a lo más importante de una democracia: sus instituciones.

Mientras las instituciones no sean sinónimo de apertura e integración plural, difícilmente podrá gestarse un cambio de fondo en las estructuras gubernamentales. ¿De qué nos sirve hablar sobre el empoderamiento ciudadano si este de queda en el papel? No es mucho pedir, únicamente que exista congruencia y se deje esa manía de fabricar ilusiones a costa de la esperanza.

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico