Tripies

Centro Portugués de Fotografía: Un viaje en el tiempo

  1. Su mayor atractivo es el núcleo museológico “Antonio Pedro Vicente”
  2. La colección de cámaras cuenta con ejemplares que datan desde 1839

Creado en 1996 por el ministro Manuel María Carrillo, el Centro Portugués de Fotografía (CPF por sus siglas en portugués) es el resultado del trabajo colaborativo entre el gobierno de la ciudad de Porto (Portugal) y el ministerio de cultura desde hace 22 años.

Foto por Frida X.

El CPF surge en la época donde la fotografía comenzaba a cobrar fuerza en los espacios públicos, sobre todo en el ámbito artístico. En ese tiempo muchas escuelas de fotografía comenzaron a surgir, así como diversas exposiciones de fotógrafos, considerados malditos durante el régimen Salazarista, periodo de 41 años (1933 – 1974) en que Portugal estuvó bajo la dictadura de António de Oliveira Salazar, éste periodo se le considera como el inicio del Estado Novo.

Con salas para exposiciones temporales, colecciones permanentes, biblioteca, tienda y talleres, el edificio, que alguna vez fungió como prisión, hoy es un espacio para la divulgación, conservación, promoción y documentación del ámbito fotográfico.

Foto por Frida X,

Su mayor atractivo es el núcleo museológico “Antonio Pedro Vicente”, en el que se pueden encontrar ejemplares que datan de 1890 como la cámara de estudio, la cual funcionó como herramienta fundamental para identificar a los criminales, y no tan criminales, de la época.

La colección permanente “Pedro Vicente” ofrece un recorrido cronológico a través de las cámaras dónde se encuentran diseños de todo tipo, tamaños, formas y materiales. Por ejemplo, a partir de 1900 comenzaron a utilizarse cámaras elaboradas con madera, que eran más ligeras y fáciles de portar para los fotógrafos. A este tipo de modelos se les denominó cámaras de campo.

De igual forma, el repertorio cuenta con un apartado de ejemplares estereoscópicos, hoy conocidos como cámaras 3D (tercera dimensión). Distintas al diseño convencional, las cámaras estereoscópicas se diferencian por tener una visión binocular. La intención de estos modelos, considerando la perspectiva individual de cada ojo es aproximarse a la visión humana, por eso el resultado fotográfico da un efecto de tercera dimensión.

Otro sector llamativo del acervo es el apartado de cámaras miniatura o mini. Gracias a los experimentos de Fox Talbot en 1839 y su sistema de reproducción de copias fotográficas, comenzó a trabajar con formatos pequeños (9×12 centímetros, actualmente considerados de tamaño grande) creando cámaras que cabían en la palma de la mano. Debido a la discreción de su tamaño, alguno de los modelos miniatura fueron retomados para el desarrollo de las cámaras espía las cuales están compuestas por dispositivos disfrazados o escondidos en objetos de uso común como cajetillas de cigarros, encendedores, latas de refresco, relojes de bolsillo y de mano.

Cámara miniatura. Foto por Frida X.

 

Cámaras espías. Foto por Frida X.

Respecto a las exposiciones temporales, actualmente se exhiben “Grid Cities-Pombaline” del fotógrafo estadounidense John Frederick Anderson y “Soños” del fotógrafo español Miguel Vidal. Ambas muestras terminan el 5 de mayo del 2019.

El CPF es parte del Patrimonio Cultural de la ciudad de Porto, está abierto al público en general de manera gratuita en un horario de martes a viernes de 10:00 hasta la 18:00; sábados, domingos y días feriados en un horario de 15:00 a 19:00 horas.

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico