Los ‘underdogs’ del Tíbet se unen dentro y fuera del campo de juego

  1. Passang Dorjee dejó el Tíbet a la edad de siete años y nunca regresó. Vivir en el exilio en el norte de la India, sin embargo, no le ha impedido convertirse en secretario general de la Asociación de Deportes Tibetanos: de hecho, probablemente el exilio es la única forma en la que Dorjee podría ejercer ese puesto.

Passang Dorjee dejó el Tíbet a la edad de siete años y vive en la India organizando deportes para la diáspora tibetana.

“Soy secretario, gerente, periodista, muchas cosas”, dijo Dorjeee a WikiTribune, en un campo en el sur de Londres, mientras observaba cómo el equipo “nacional” de fútbol de Tibet calentaba para un partido.

Es su primera visita a Londres y la primera vez que su equipo participa en la CONIFA World Football Cup, un torneo para estados, regiones y grupos minoritarios que no son reconocidos por FIFA, el órgano rector del mundo cuyo torneo de mayor prestigio está a punto de suceder en Rusia.

La CONIFA (la Confederación de Asociaciones Independientes de Fútbol) invitó a Dorjee y a su equipo con una entrada comodín o wildcard para el torneo, el cual se celebró en Londres por primera vez del 31 de mayo al 9 de junio del año en curso.

Los debutantes no tuvieron un gran momento en el campo, ya que perdieron sus tres partidos de grupo, concedieron 11 goles y anotaron uno, pero Dorjee dice que han disfrutado enormemente la extraña oportunidad de representar al lugar con el que se identifican como su país de origen.

El gobierno chino sostiene que el Tíbet ha sido parte de lo que históricamente se reconoce como China desde que la dinastía Yuan comenzó en 1271. Un gobierno tibetano independiente afirmó gobernar la región desde 1912, antes de convertirse en un gobierno en el exilio en 1951.

Ninguna organización multilateral reconoce el derecho de un gobierno en el exilio a gobernar ni el derecho de la región del Tíbet a la soberanía, aunque muchos gobiernos han condenado a China por privar al pueblo tibetano de sus derechos políticos y reprimir la disidencia.

El Dalai Lama se reunió con el equipo y los despidió antes del torneo, el cual Dorjee espera que pueda ser visto por las personas en el Tíbet. Si eso sucede, ”puede haber problemas”, dijo, ya que dar muestras de apoyo abiertamente podría ponerlos en riesgo con el gobierno chino. 

Solo unos pocos jugadores en el equipo han vivido en el Tíbet, y muchos nacieron en el norte de la India. Fotografías: Jack Barton

Este grupo de jugadores no está involucrado en política ni pide la independencia tibetana, pero es imposible ser tibetano y no tener participación en el argumento. Muchos apoyan las protestas o promueven consignas, dijo Dorjee, pero finalmente están de acuerdo con la defensa del Dalai Lama sobre el enfoque del “Camino Medio”, al promover el reconocimiento del control territorial de China sobre el Tíbet, reconocer y proteger la cultura, identidad y religión de los tibetanos.  

“Si luchamos por la libertad, necesitamos muchas cosas”, dijo Dorjee. “Sabemos que tenemos que acercarnos a los chinos para luchar por la libertad. Entonces, la mejor manera de hacerlo es con el Dalai Lama, con la guía que nos ha dado … y dijo que deberíamos apostar por el enfoque del Camino Medio “.

Con una población de la diáspora estimada entre 120,000 y más de 160,000, el Tíbet es uno de los participantes más grandes en el torneo de fútbol, aunque a diferencia de muchos de los equipos, en éste no hay profesionales ni ex profesionales jugando en el equipo.

Después de hablar con WikiTribune, Dorjee se sentó a mirar el partido de su equipo contra un equipo de londinenses turcos. Mostró poca emoción cuando vio a su equipo recibir tres goles antes del descanso, pero un pequeño grupo de fanáticos tibetanos gritaba cada vez que sus compañeros se acercaban a la portería contraria.

Oficialmente, el Tíbet obtuvo su primera victoria ese día, ya que sus opositores programados, Ellen Vannin o la Isla de Man, se retiraron debido a una disputa en torno a un partido anterior.

Dorjee es un fanático de los deportes que se identifica y apoya siempre a los desvalidos o ‘underdogs’. Su equipo de fútbol solía ser el FC Barcelona, ​​pero se volvieron “demasiado exitosos”, dijo, así que cambió al Arsenal.

El equipo de Tíbet ha contado con el apoyo de gente neutral en el Reino Unido y con los viajeros que visitan la localidad.

 

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín para recibir noticias, alertas y actualizaciones:

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Envíanos un correo electrónico