Laptop

¿Por qué no emitimos nuestro voto en línea?

  1. "No hay nada más seguro que el lápiz y el papel" -Matthew Rice de Open Rights Group.
  2. La votación en línea reduciría el costo de las elecciones en el Reino Unido en un tercio - WebRoots Democracy.
  3. "No existe un sistema 100% seguro" -Areeq Chowdhury, fundador de WebRoots Democracy.

En 2007, Estonia se convirtió en el primer país del mundo en dar a sus ciudadanos la opción de votar desde su casa en las elecciones parlamentarias (Wired). Desde entonces, el voto electrónico remoto o «votación por correo electrónico» apenas si se ha adoptado en otras partes del mundo. En 2014, Noruega dio por terminadas sus pruebas de votación electrónica. En 2017, Finlandia concluyó que su gobierno no llevaría a cabo sus votaciones por Internet y Francia abandonó un plan que permite a sus ciudadanos en el extranjero votar en línea en las elecciones legislativas de junio. Pero, ¿cuáles son las razones?

«Dado que muchas de nuestras actividades diarias, como las transacciones bancarias, las citas y las compras, se realizan en línea, ¿por qué no votar también? El voto electrónico es una idea encantadora, pero necesita una implementación muy cuidadosa», dijo a WikiTribune el investigador del Democratic Dashboard, Joshua Townsley.

A diferencia de muchas funciones en línea, la votación debe realizarse de forma anónima, pero también debe ser verificable por el votante y transparente para los observadores electorales.

Desde 2012, a los ciudadanos franceses en el extranjero se les ha permitido votar electrónicamente en elecciones legislativas (no presidenciales). Pero esto terminó cuando la Agencia Nacional de Ciberseguridad de Francia dijo que había un «riesgo extremadamente alto» de ciberataques.

El desacuerdo persiste sobre la viabilidad de la votación en línea, particularmente en torno al tema de la seguridad electoral.

La seguridad del papel 

«No hay nada más seguro que el lápiz y el papel», dijo Matthew Rice, director en Escocia de Open Rights Group (ORG), una organización con sede en el Reino Unido que trabaja para «preservar y promover» los derechos individuales en la era digital. ORG contribuyó a un informe ampliamente distribuido en 2014 (Scientific American, The Guardian) que encontró que el sistema en línea de Estonia en 2013 era altamente vulnerable al ciberataque y al fraude.

Incluso, un informe de 2014 de las compañías tecnológicas Smartmatic y Cybernetica, que desarrollaron el sistema de votación en línea original de Estonia para sus elecciones de 2005, señaló que «la votación electrónica puede considerarse intrínsecamente más peligrosa en comparación con la votación tradicional en papel».

Rice le dijo a WikiTribune que las pruebas de votaciones por correo electrónico en Inglaterra en 2007 y 2008 fueron “el equivalente de alguien que arroja un cubo de papeletas en una habitación vacía y las cuenta y luego, sin más, da un resultado.

Pero Areeq Chowdhury, fundador de WebRoots Democracy, dijo a WikiTribune que «no existe un sistema 100 por ciento seguro fuera de línea o en línea». Agregó que el Reino Unido no tiene una votación secreta, ya que la papeleta que utiliza tiene un número de serie impreso en la parte posterior. Teóricamente, al hacer coincidir el número de serie con el número de registro electoral escrito en una matriz por el empleado en una mesa de votación, es posible rastrear cada voto al votante que lo emitió (The Independent). Este sistema para prevenir el fraude electoral se utiliza en Singapur y Filipinas (ACE Electoral Knowledge Network). Sin embargo, las boletas de papel solo pueden examinarse por orden judicial en el Reino Unido y Singapur, y se destruyen después de un año y seis meses, respectivamente.

Seguridad en línea

No todo el mundo acepta que el voto electrónico presupone mayores riesgos de seguridad que los métodos de votación tradicionales.

«La votación en línea y el voto electrónico en las mesas electorales son intrínsecamente más seguras, más accesibles y más transparentes que la votación postal y en papel, la votación en la estación de votación», dijo Mike Summers, director de programas de votación en línea de la compañía multinacional de propiedad venezolana, con sede en Londres, Smartmatic.

Summers le dijo a WikiTribune que las boletas de voto en papel y aquellas enviadas por correo no permiten que los votantes confirmen que realmente se contaron sus votos. Dijo que la votación postal puede ser interceptada por otras personas que viven en la misma dirección y la votación fraudulenta puede ser tan simple como encontrar y usar una fecha de nacimiento de alguien más, y falsificar una firma. Según Summers, los procesos criptográficos punto a punto y las firmas digitales se pueden incorporar a los sistemas de votación en línea para protegerse de tales actividades.

En 20 estados de EE. UU., Los ciudadanos pueden votar por correo solo si tienen una excusa válida. Tres estados ofrecen exclusivamente la votación por correo (NCSL). En el Reino Unido, todos los ciudadanos, excepto Irlanda del Norte, han podido votar por correo desde 2000. (Imagen de la izquierda – CCO. Imagen de la derecha – Autor: P L Chadwick; Derechos de autor: CC BY-SA 2.0)

Summers también dijo que «no hay evidencia» de que algún sistema de votación en línea haya sido influenciado por un actor malicioso. Describió la decisión de Francia de impedir que los ciudadanos en el extranjero voten en línea como una «reacción instintiva» a lo que llamó la “percepción” de que las elecciones presidenciales de EE. UU. 2016 fueron pirateadas por actores rusos e informa que 65 000 votos electrónicos podrían haberse visto comprometidos en 2015 en las elecciones estatales en Australia.

«Una vulnerabilidad FREAK fue potencialmente desenterrada», dijo Summers sobre el caso australiano. “Pero no hay evidencia de que los votos se hayan visto comprometidos”.

Cabe mencionar que, incluso sin problemas técnicos, votar desde casa abre la posibilidad de que alguien obligue a otro a votar de cierta manera. Para combatir esta posibilidad, el sistema de votación en línea de Estonia permite a los usuarios cambiar su voto tantas veces como lo deseen. Además, los votantes conservan la opción de votar en persona, en una mesa de votación el día de las elecciones, y anular los votos que hayan emitido en línea previamente (The Economist – puede estar detrás de paywall).

Protección contra los piratas informáticos o hackers

A pesar del informe de 2013 que encontró que el sistema de votación en línea de Estonia era vulnerable al ataque cibernético, más del 30 por ciento de los votantes en las elecciones parlamentarias de Estonia en 2015 votaron en línea.

Peter Ryan, profesor de seguridad aplicada en la Universidad de Luxemburgo, dijo a WikiTribune que muchos países tienen la capacidad de hackear e irrumpir en el sistema de votación en línea de Estonia. Aunque no apunta específicamente a su sistema de votación, en 2007 una serie de ciberataques se apoderaron de los sitios web estonios, incluidos el parlamento, bancos, periódicos y emisoras, durante el desacuerdo del país con Rusia por la decisión del gobierno estonio de trasladar la estatua del soldado de bronce de Tallín al cementerio de las Fuerzas de Defensa.

«El sistema estonio todavía necesita un alto grado de confianza en las autoridades que están llevando a cabo las elecciones … porque no es lo que llamaríamos universalmente verificable», dijo Ryan.

El decano asociado de la Universidad de Surrey, Steve Schneider, con un recibo en papel del Sistema de votación verificable vVote que ha estudiado. (Derechos de autor: CC BY SA 4.0; Autor: Steve Schneider / Surrey University)

Ryan definió «universalmente verificable» cuando se cuenta con observadores neutrales que examinan la evidencia y verifican que cada voto sea procesado. Un informe de 2016 en coautoría del Jefe de la Oficina Electoral de Estonia, Priit Vinkel, declaró que «tampoco hay acceso universal a los datos electorales para dichos observadores».

Desde que se emitió ese informe, Estonia ha mejorado su sistema de votación en línea. Siguiendo una recomendación del informe de 2011 de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Estonia introdujo el cifrado de extremo a extremo en 2017. Ese cifrado permite a los votantes verificar sus votos, sin revelar por qué candidatos votaron.

Vinkel le dijo a WikiTribune que si bien «la computadora del votante es el eslabón más débil de todo el sistema», la verificabilidad de extremo a extremo permite a los votantes determinar si su computadora fue dañada.

Cuando se le preguntó si el sistema de Estonia había experimentado algún ciberataque, Vinkel dijo que siempre hubo «golpes en la puerta», pero dijo que nada había interferido con el proceso de votación.

¿Qué tan replicable es el sistema de votación en línea de Estonia?

Así como la banca, muchos otros servicios de Estonia se basan en su documento nacional de identidad. Sin las tarjetas de identidad, Ryan no ve la manera en que otros países puedan lograr la verificabilidad de elegibilidad universal.

Vale la pena señalar que en 2017, los científicos internacionales encontraron una falla de seguridad que afectaba a casi 750 000 tarjetas de identidad estonias, lo que permitía a los piratas informáticos robar la identidad de una persona (Financial Times, puede estar detrás de Paywall). La falla fue reparada.

También está la batalla política para obtener la aprobación pública y gubernamental para las tarjetas de identificación. La mayor parte de Europa tiene tarjetas de identificación obligatorias o no obligatorias. Los EE. UU. Y el Reino Unido no tienen ninguna.

Steve Schneider, un profesor de seguridad cibernética de la Universidad de Surrey, dijo a WikiTribune que el debate sobre la votación en línea se centra en cómo el lápiz y el papel son «muy del siglo XIX», en lugar de abordar los riesgos reales. Dijo que la votación por Internet podría hacerse con otras credenciales, pues tomando en cuenta que los periodos entre votaciones son de años, los ciudadanos podrían extraviar sus tarjetas de identidad, creando así problemas de seguridad.

Participación electoral

Un informe de 2015 de WebRoots Democracy descubrió que la votación electrónica reduciría el costo de las elecciones en el Reino Unido en un tercio y podría aumentar la concurrencia de las elecciones generales en hasta 9 millones, lo que podría aumentar a su vez la participación de los votantes jóvenes al 70 por ciento.

Si bien la participación electoral mundial disminuyó en 10 por ciento en los últimos 25 años (informe del Banco Mundial), la participación electoral en las elecciones parlamentarias de Estonia aumentó un 2,3 por ciento desde que se introdujo la votación en línea en 2005. Sin embargo, los académicos dicen que no hay evidencia de que el aumento se pueda atribuir a la votación en línea (estudio académico, estudio académico). También parece haber poca evidencia de que haya aumentado dramáticamente el voto juvenil; un poco más de aquellos de mediana edad parecen estar votando en línea (estudio académico).

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico