Casa_da_Musica-exterior

Descubriendo Oporto: Casa da Música


El primer arte tiene un lugar privilegiado en Oporto, Portugal. La Casa da Música (Casa de la Música), situada en la Avenida da Boavista, es la principal sala de conciertos de la ciudad, siendo también un icono de la arquitectura contemporánea.

La Construcción

El edificio fue diseñado por Rem Koolhaas, galardonado con el premio Pritzker y el premio de Arquitectura de la Unión Europea Mies van der Rohe. Fue el arquitecto holandés, fundador del OMA (Office for Metropolitan Architecture) en 1975, que ganó el Concurso de Arquitectura para el proyecto de la Casa de la Música.

Todo comienza en 1998 cuando las ciudades de Oporto y de Rotterdam son elegidas como Capitales Europeas de la Cultura. Uno de los principales objetivos para la ciudad de Porto residía en la creación de programas artísticos, sociales y educativos, lo que se tradujo en la construcción de una “residencia para la Música”.

La elección del proyecto diseñado por Rem Koolhaas no quedó alejada de polémica, pero fue su proyecto el que permitió “una adaptación universal de los espacios internos y externos del edificio, un lenguaje fluido y coherente en la utilización de materiales de fácil mantenimiento y, sobre todo, una singularidad formal“.

Un ejemplo de la singularidad de la construcción es el uso de paredes de vidrio a lo largo de su fachada. El objetivo era que la población de la ciudad pudiera ver lo que pasaba dentro del edificio a lo largo del día. Rem Koolhaas pretendía que la Casa de la Música no fuera sólo parte de la vida cultural sino también de la vida social de Oporto.

La Sala Suggia es su espacio más icónico y, por la preocupación de mantener su acústica, se utilizó un vidrio curvo en la construcción. Siendo el vidrio un material que refleja el sonido, permitiendo que este sea reflejado en múltiples direcciones, mejorando así la experiencia de todos los que asisten a espectáculos musicales.

La Casa de la Música fue inaugurada en 2005, 4 años después de lo previsto, y el concierto de apertura contó con la presencia de Clã y el ya fallecido Lou Reed. Dos años más tarde fue atribuido a la Casa de la Música el premio del Instituto Real de los Arquitectos Británicos (RIBA), siendo el edificio clasificado como “intrigante, inquietante y dinámico”.

La crítica

Además de la polémica en 1999, los habitantes de Oporto no estaban satisfechos con la construcción del edificio. La demolición de la antigua terminal de tranvías situada en el lugar, y la opinión de que la Casa de la Música no se enmarcaba con los edificios envolventes fueron los argumentos más utilizados.

Siza Vieira dijo en una de sus clases que se trataba de un “magnífico proyecto”, pero mal localizado. Sin embargo, la arquitectura del edificio fue aclamada internacionalmente.

“El proyecto más atractivo que el arquitecto Rem Koolhaas haya construido.”

“Un edificio cuyo ardor intelectual está combinado con su belleza sensual.”

“Mirando sólo el aspecto original del edificio, se verifica que esta es una de las más importantes salas de espectáculos construidas en los últimos 100 años.”

Nicolai Ouroussoff, crítico de arquitectura del New York Times.

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico