muejres-emciones

¿De qué enferman las mujeres?


Ser mujer se traduce en violencia, discriminación y sacrificio. Si a eso se le suma la depresión del sistema inmunológico ante tantas presiones y estrés, las féminas continuamos sumando desventajas. ¿Qué sucede entonces cuando no expresamos nuestras emociones?

Actualmente, muchos especialistas consideran que los conflictos espirituales y la tristeza son los causantes de fibromialgia, un padecimiento que afecta más a las mujeres que a los hombres, como comentó la médico general, Jacqueline López, en entrevista con WikiTribune en Español.

Sólo el 5% de las consultas son reales

Actualmente, sólo el 5% de los asistentes a consultas tiene una enfermedad, todas las demás, el 95% son consultas sentidas. “Son gente que necesita decir algo y eso lo está convirtiendo en una patología que no sabe cómo expresar o no sabe con quién hablar y está convirtiendo eso en un dolor o una enfermedad”, advierte la médico general, Jacqueline López.

La especialista explica que existen varios tipos de enfermedades. “Están las infecciosas, o sea, todas las enfermedades de transmisión sexual. En estas están involucrados todos, tanto hombres como mujeres, pero en las mujeres se manifiesta más rápido y esto es por la biología. Nosotros tenemos el aparato reproductor internamente, la higiene tiene que ser mucho más delicada, más específica, más puntual, porque la mucosa está por dentro, por eso brota de forma más fácil en las mujeres”.

“Están las enfermedades del aparato reproductivo de la mujer, en las que hablamos de una vaginitis, vulvitis, una endometriosis, todas las que se inflaman en el aparato reproductor, endiometritis. Las enfermedades en las mujeres se expresan más, generan más molestias y se pueden derivar en otras, puede darnos cistitis y después puede generarse una enfermedad renal”.

Los estudios de la salud y las emociones

Sin embargo, desde la década de los ochenta del siglo XX, los estudios del cuerpo y la salud se han desmarcado de las coordenadas biomédicas, y desde los paradigmas de los estudios postcoloniales como los estudios culturales, estudios interpretativos, antropología médica, historia cultural, perspectiva de género y estudios socioculturales del cuerpo y la salud, se ha entendido al cuerpo como una entidad simbólica y se ha concebido como un irreductible subjetivo que lo desmarca de las nociones universales y ahistóricas de las visiones biológicas, según resume la profesora Olivia López Sánchez en la Revista Electrónica de Psicología Iztacala.

Pero más allá del nivel intelectual y científico, ¿han entendido las propias mujeres y la sociedad en general esta diferenciación? ¿Somos conscientes de por qué nos enfermamos?

“Si revisamos la historia de las mujeres hemos sido no escuchadas, hemos tenido que seguir alguna normativa social para ser aceptadas: los gustos, cómo expresas tu sexualidad, cómo quieres vivir, qué quieres hacer. La sociedad nos ha marcado: eres ama de casa, cocinas, te casas y te aguantas porque así debe ser”, considera la Dra. Jacqueline López.

A partir de los avances de la medicina, los científicos han descubierto que muchas enfermedades autoinmunes como cánceres, leucemias, enfermedades propias de la mujeres como el síndrome de ovario poliquístico, entre otras, tienen que ver con con el comportamiento hormonal en las féminas, el cual depende de reacciones psicofisiológicas que representan modos de adaptación a ciertos estímulos.

La opresión de las emociones generan ciertos cambios en tu cerebro, en tu cuerpo que propician la inflamación constante, por ejemplo, de muchos nervios. Genera colitis, gastritis y esas “itis” incluyen una inflamación. ¿Qué es la gastritis? Hay que pensarlo: se está inflamando todo el aparato gastrointestinal lo que propicia una inflamación y posteriormente puede ser un cáncer. Si lo vemos desde esta nueva tendencia de escucharnos y hablar, sí estamos evolucionado, estamos reconociendo que ser sumisas, no hablar, implica estrés, enojo, diferentes cambios hormanales en tu cuerpo que brotan de alguna manera, estamos tratando de manejar todas las enfermedades con emociones. No sólo darle una terapia de psicólogos, sino empalmarlo”, explicó la Dra. Jacqueline López.

A estos esfuerzos institucionales debe sumarse la disposición de las féminas a no quedarse calladas. De cada mujer depende que la desestabilidad emocional, los conflictos espirituales, la tristeza, el estrés… no se conviertan en enfermedades y en muertes.

Fibromialgia y cáncer de mama, las enfermedades de las mujeres

Quienes consideran la frimomialgia una enfermedad neuroinmune, aseguran que compromete a todos los sistemas del organismo y puede provocar hasta más de treinta síntomas diferentes. Según Luisa Fernanda Panadero Gómez, presidenta de la Asociación de Fibromialgia, los más invalidantes son el dolor y la fatiga crónica: “La fibromialgia ha pasado de ser un problema sanitario a ser un problema social. Afecta al 5,4 % de la población, el 92,7 % son mujeres en riesgo de exclusión social”.

Además, cada año en las Américas, más de 462,000 mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama y casi 100,000 mueren a causa de esta enfermedad. De acuerdo con las cifras de la Organización Panamericana de la Salud, si las tendencias actuales continúan, para el año 2030 se prevé que el número de mujeres diagnosticadas con este padecimiento aumentará en un 34% en la región.

A estas estadísticas se suma la represión emocional. Por ejemplo, de acuerdo con la Revista Latinoamericana de Psicología, la dificultad para la descripción y comunicación de las emociones negativas, como la ira, la ansiedad o el dolor ha sido un estilo de afrontar situaciones en la vida, encontrado en mujeres con cáncer de mama.

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico