AP

Hay esperanza contra el VIH: un segundo paciente es curado del virus


El pasado 5 de marzo a través de la revista Nature, se dio a conocer al mundo un hito sobre el combate al Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH): la cura de un nuevo paciente; el segundo desde que se conoce la pandemia a nivel global.

El paciente de Berlín

En 1995, mientras se encontraba estudiando en Berlín, Alemania, Timothy Ray Brown fue diagnosticado con VIH, de ahí que se le conociera como “el paciente de Berlín”.

Su caso se volvió relevante en 2007 por ser la primera persona en ser curada del VIH, tras someterse a trasplantes de células madre en un tratamiento que consiste en destruir la médula ósea afectada o dañada en un paciente, para ser reemplazada con precursores hematopoyéticos nuevos y completamente sanos.

Doce años después del hallazgo al que médicos e investigadores llamaron como “remisión a largo plazo”, científicos en el Reino Unido han podido replicar el tratamiento y presentar un nuevo caso de recuperación, en el que el paciente lleva 18 meses sin rastro del VIH en su sangre.

Timothy Ray Brown, la primera persona curada de VIH en el mundo/ Foto: AP

El paciente de Londres

El nuevo caso al que prudentemente los científicos aún se refieren como uno de “remisión” y no de “cura total”, es un hombre británico que ha decidido permanecer en el anonimato.

“El paciente de Londres”, como ha sido nombrado, fue diagnosticado en 2003 con VIH y a partir de esa fecha, se mantuvo hasta 2012 bajo tratamiento antirretroviral (ARV). Fue en ese mismo año, que le diagnosticaron un linfoma de Hodgkin en etapa avanzada que lo llevó a someterse en 2016 a un transplante de células madre hematopoyéticas. El mismo tipo de tratamiento que el paciente de Berlín.

Sin embargo, el paciente de Londres continuó bajo tratamiento ARV durante 16 meses posteriores a la intervención para luego suspenderlo y desde entonces, lleva 18 meses libre del VIH.

No hay virus allí que podamos medir. No podemos detectar nada, afirmó Ravindra Gupta, profesor y biólogo que lideró el equipo de médicos que trata al paciente.

Una mutación genética ha sido la clave

De acuerdo con los investigadores a cargo de ambos casos, la clave para la eliminación del virus ha sido un error genético.

Cuando Timothy Brown fue tratado, encontraron en él la particularidad de ser portador de una mutación en uno de los dos alelos que componen al gen CCR5 Delta 32; dicho error genético que está presente únicamente en el 1% de la población mundial, frustra los intentos del VIH de penetrar en las células, lo que inhabilita su contagio.

Tanto al paciente de Berlín como al paciente de Londres, se les transplantaron células madre de un donante que presentaba esta mutación, lo que sería el principal indicador del tratamiento exitoso.

Si bien el descubrimiento representa un gran avance para la ciencia y la medicina, expertos mundiales han hecho énfasis en que la clave para evitar la transmisión del VIH está en la cultura de la prevención.

Por otro lado, también han recalcado que aún no se trata de un resultado escalable para la población mundial con VIH, pues el trasplante de médula ósea es un procedimiento de alto riesgo, recomendado para enfermedades hematológicas graves sin dejar de lado, el alto costo monetario que implica.

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico