china

Vigilancia genética y control sobre los uigures en China


Uigures residentes en China denunciaron la vigilancia genética a la que han sido sometidos, a propósito del control que el gobierno del país mantiene sobre esta etnia que practica la religión musulmana y hablan lengua de origen turco.

Según publica The New York Times, los funcionarios chinos están construyendo una gran base de datos nacional con muestras de ADN, en función del combate contra el crimen. Sin embargo, el gobierno de Sinkiang (territorio al noroeste de la nación asiática donde supuestamente se ejecutan tales acciones) negó haber hecho tales procedimientos como parte de las revisiones médicas gratuitas.

En 2014, investigadores del ministerio chino informaron en un artículo que eran capaces de distinguir grupos étnicos.  De acuerdo con la agencia de noticias estatal Xinhua, entre 2016 y 2017, en Sinkiang, alrededor de 36 millones de personas participaron en el programa conocido como “Exámenes médicos para todos”, como parte del cual se recolectaron muestras de ADN, imágenes de iris y otros datos personales, según explicaron los uigures y los grupos de derechos humanos.

Los investigadores del gobierno chino han facilitado los datos de 2143 uigures a la Allele Frequency Database, una plataforma de búsqueda en línea dirigida por Kenneth Kidd, un prominente genetista de la Universidad de Yale, que fue financiada parcialmente por el Departamento de Justicia de Estados Unidos hasta 2018. La base de datos, conocida como ALFRED, contiene datos de ADN de más de 700 poblaciones en todo el mundo, según informa The New York Times.

Recientemente sobre los uigures han recaído una serie de denuncias por ataques terroristas en varias regiones de China. En el 2015, el diario estatal Global Times China informó que 300 musulmanes procedentes del gigante asiático luchaban junto con Estado Islámico en Siria e Irak.

“No tienen trabajo. No tienen una buena educación. Apenas viajan. Y como el costo de salir es muy alto —financieramente y psicológicamente—, parece que están acudiendo a Estado Islámico de una forma más permanente”, explicó Nate Rosenblatt, investigador sobre temas de Oriente Medio y norte de África, al sitio web Foreign Policy, en 2016.

Por otra parte, los expertos en derechos humanos de la ONU en Ginebra han expresado su preocupación sobre los campos de reeducación política que funcionan en China para miembros de la minoría musulmana uigur, mientras la portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Hua Chunying ha negado los sometimientos y abusos de los que se acusa a estos centros.

Según BBC, hay una considerable presencia uigur en los países de Asia Central, sobre todo en Kazajistán y Kirguizistán, además de en Uzbekistán. El Congreso Mundial Uigur, con sede en Múnich (Alemania) —representa al exilio de esta etnia y se opone al gobierno chino—, sostiene que en el mundo hay 20 millones de uigures, con importantes comunidades también en Estados Unidos, Suecia, Alemania y Turquía.

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico