Conagua financia organización de Korenfel


Con recursos de Conagua, Korenfeld financió organización que ahora preside.

La ANEAS recibió más de 93 mdp y abrió un Centro de estudios en la Universidad de Nuevo México, en EU, que llevaría el nombre del exfuncionario cercano al presidente Enrique Peña Nieto.

Ciudad de México, a 26 de mayo del 2016

La Comisión Nacional del Agua (Conagua), cuando fue encabezada por David Korenfeld Federman, financió a una organización ligada a él llamada ANEAS, a la que se otorgaron contratos por 32 millones 195 mil pesos.

Y cuatro meses después de que Korenfeld tuvo que salir del Gobierno federal, tras ser sancionado por la Secretaría de la Función Pública (SFP) por el uso de un helicóptero oficial para fines personales, la Conagua otorgó a la ANEAS otros cuatro contratos, estos por un total de 61.5 millones de pesos.

Actualmente, David Korenfeld es el presidente consultivo de esa asociación civil.

En total suman 93 millones 784 mil 382 pesos en contratos para la Asociación Nacional de Empresas de Aguas y Saneamiento de México, A. C. (ANEAS), que fue presidida por él mismo de 2007 a 2011.

La relación de Korenfeld con la ANEAS resulta tan singular que incluso esa organización ha comprometido un donativo de 450 mil dólares a la Universidad de Nuevo México (UNM), en el Estado del mismo nombre en Estados Unidos, con el fin de que esa casa de estudios instituya el Centro de Estudios David Korenfeld en Investigaciones sobre el Agua, un programa no académico que será inaugurado este jueves, acto en el que además se presentará un libro del mismo David Korenfeld titulado “¿Cómo evitar la crisis del agua?”.

Según un correo electrónico de Carlos Rey Romero, vicepresidente asociado para el cumplimiento de la investigación en el Instituto de políticas, evaluaciones e investigación aplicada de la UNM, este donativo de la ANEAS es el máximo en monto que se haya tenido en esa universidad por parte de una compañía mexicana.

Sin embargo, directivos de esa universidad confirmaron que cuando en abril pasado se discutió la autorización para instituir dicho centro, una instancia de la UNM encargada de ese trámite desconocía los antecedentes de Korenfeld como funcionario expulsado del gobierno de Enrique Peña Nieto por un escándalo de uso indebido de un helicóptero oficial.

Marron Lee, quien preside uno de los comités que aprobaron la propuesta, confirmó en entrevista telefónica que el motivo de la salida de Korenfeld del gobierno no fue hecho del conocimiento del Comité cuando éste sesionó. Incluso, como Vicepresidenta del Consejo de Regentes de la UNM exhortó a una investigadora de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad a que comunicara estos hechos a otros miembros del consejo y proporcionó datos telefónicos para tal fin.

En sus estatutos para nombrar programas, edificios y becas, la Universidad de Nuevo México advierte que rara vez se considerará para esos propósitos a una persona en vida; y establece que quienes sean puestos a consideración para recibir tal distinción, deberán “poseer una reputación incuestionable de honestidad e integridad personal y los más altos estándares de ética personal y profesional”.

En el boletín donde la Secretaría de la Función Pública anunció la sanción a Korenfeld el 6 de mayo de 2015, ese organismo establece que se hizo acreedor a una multa de casi 639 mil pesos por la “irregularidad cometida con relación al uso de un helicóptero de esa comisión (Conagua)”.

Los contratos

Sin que exista un antecedente similar en el sexenio pasado, según lo confirmó el extitular del organismo, José Luis Luege, la actual administración de la Conagua ha dado a la ANEAS al menos siete contratos. La naturaleza de los mismos es por conceptos como los siguientes:

Uno, por 53 millones 633 mil 760 de pesos, fue para “Impulsar y reforzar el liderazgo de la Conagua a través de la cooperación internacional en materia de agua”. Tuvo una duración de cuatro meses y fue otorgado el 20 de agosto de 2015.

Ver el documento: http://goo.gl/gA8Gzb

Otro, por 17 millones 455 mil 222 pesos, con fecha de 20 de mayo de 2014, tuvo duración de 40 días y en él la Conagua y la ANEAS convinieron en ”conjuntar acciones y recursos con el objeto de organizar y coordinar los siguientes eventos de alto nivel: conferencia IWA (International Water Association) sobre agua, energía y clima”. Este contrato se otorgó de manera directa, amparándose en la figura de Excepción de Licitación Pública.

Ver el documento: http://goo.gl/wpBAV7

Los datos de los contratos se pueden consultar en el Portal de Obligaciones de Transparencia de la Conagua. Ninguno de los contratos se concursó por licitación nacional o internacional.

Ver el documento: http://goo.gl/A5EO4L

“Si la Conagua tuviera que contratar una promoción especial en un asunto internacional se debería contratar a un despacho calificado en asesoría internacional, no a la ANEAS. ¿La ANEAS qué sabe de esto?”, dijo José Luis Luege en entrevista telefónica.

El extitular de la Conagua en el gobierno de Felipe Calderón señaló que sin conocer los contratos, sí podría decir que “en mi carácter de ex director, considero que no tiene ningún motivo la Conagua, no debiera otorgar ningún tipo de contrato a una asociación como la ANEAS”.

Detalló que con el monto que se le entregó a esa Asociación Civil que ahora patrocina el Centro Korenfeld, se pudieron fondear múltiples acciones de mantenimiento en cárcamos y estaciones de bombeo, que tienen un costo de 200 mil pesos, o el de plantas de tratamiento de agua potable, que cuestan alrededor de cinco millones de pesos.

El doctor Raúl Pacheco-Vega, investigador del CIDE y doctor en manejo de recursos naturales y estudios ambientales por la Universidad de British Columbia, Canadá, consideró que la ANEAS es cuestionable desde su diseño mismo, debido a que mezcla a organismos públicos sobre cuencas y a organizaciones de la iniciativa privada, lo que convierte a los funcionarios públicos “en juez y parte”.

“No son expertos ni en promoción internacional, ni en mercadotecnia internacional, ni en estrategias de comunicación internacional. Son una agrupación de las empresas de saneamiento y de los organismos de agua”, detalló Pacheco-Vega.

Se buscó a la Conagua para consultar los entregables de los contratos que se hicieron con la ANEAS, pero la dependencia solicitó que la petición se hiciera por escrito.

Se enviaron dos correos a Fernando Melo, subgerente de vinculación institucional, sin que se tuviera una respuesta hasta el cierre de la edición.

¿Qué es la ANEAS?

La ANEAS reúne representantes de organismos de agua de Estados y Municipios, aunque no concentra a todos. Destacan el del estado de México, el de la Ciudad de México, Puebla, Michoacán y Aguascalientes. También incluye la presencia de empresas privadas y proveedores que tienen que ver con el abastecimiento y el servicio del agua.

Esta organización se fundó en 1992 y de acuerdo con su sitio en internet brinda asesorías jurídicas, legislativas y fiscales, servicios para el desarrollo de capacidades y la certificación, apoyos técnicos para mejorar la operación y el mantenimiento de los sistemas de agua potable.

A pesar de esta descripción, no hay constancia de que en las dos administraciones panistas se haya contratado a esa asociación civil para la promoción de la Conagua, de acuerdo con la información oficial disponible en Portal de Obligaciones de Transparencia.

De hecho, la Conagua cuenta con una gerencia de Asuntos Internacionales que, en principio, debería ser la encargada de algunos de los contratos más costosos que fueron encargados a la ANEAS, y ninguno de esos contratos lo otorgó dicha Gerencia de Asuntos Internacionales.

De los siete contratos, ninguno se concursó en una licitación pública, incluso en internet se encuentran al menos dos expedientes donde se exponen a la Función Pública las justificaciones de esas adjudicaciones directas que efectuó la Conagua.

Por ejemplo, según la subdirección de Agua Potable, Drenaje y Saneamiento, la Expo de la ANEAS era una “excelente oportunidad para que los servidores públicos conozcan y convivan con plataformas y tecnologías”.

Según el documento de la Conagua, del que se posee copia, como esta organización era el proveedor único de entradas al evento, se le adjudicaron 300 mil pesos para la inscripción de 100 servidores públicos a la XXVII Convención Anual y EXPO ANEAS 2013.

A esta organización también se le solicitaron copias de los entregables que se enviaron a la Conagua. La petición se hizo por escrito a Fabiola Coyote, particular del presidente de la ANEAS, sin que al cierre de la edición se contara con algún tipo de respuesta.

Arranque en seco

David Korenfeld Federman arrancó su carrera alejado del tema hídrico. Fue regidor en Huixquilucan, Estado de México, desde 1997 hasta el 2000, y presidente municipal del mismo municipio de 2003 a 2006.

Al asumir como Secretario del Agua y Obra Pública del Estado de México en la administración de Enrique Peña Nieto, en 2007, es cuando incursiona en la materia hídrica.

Unos meses después de haber asumido el cargo, se incorporó a la presidencia de la ANEAS, donde estuvo hasta 2011. Al dejar el puesto se mantuvo en el consejo consultivo de esa organización.

A la par de la presidencia de Korenfeld en ANEAS, una figura que es importante es la del ingeniero Roberto Olivares, quien ocupó un espacio en ese organismo como director ejecutivo. Ambos han permanecido desde entonces en algún cargo directivo.

La sucesión en los cargos entre ellos se repite en otros organismos: según la lista de los directivos de las asociaciones que conforman el World Water Council, David Korenfeld era el representante alternativo de la ANEAS frente a este organismo de 2012 a 2015 y Roberto Olivares, el representante principal.

Programa no académico en su nombre

A inicios de 2016, la Universidad de Nuevo México arrancó el proceso para crear el Centro de Estudios Korenfeld.

El 23 de febrero de 2016, Carlos Rey Romero, vicepresidente asociado para el cumplimiento de la investigación de la UNM informó al comité universitario las condiciones bajo las que la ANEAS hizo el donativo a la casa de estudios.

El convenio entre la Universidad y la Asociación Civil establece que el Centro deberá operar al menos tres años para “apoyar el diseño, aplicación, operación y administración de programas para profesionales y académicos residentes que incluyan conferencias, seminarios internacionales y otras actividades de investigación”.

La ANEAS ofreció el donativo con la petición expresa de que la nueva unidad llevara el nombre de Centro David Korenfeld para estudios de gobernanza del agua. Funcionará durante tres años o hasta que se acaben los recursos, lo que suceda primero. Sin embargo, una vocera de la ANEAS de nombre Verónica Romero dijo vía telefónica este miércoles que desconocía el hecho de que la solicitud ante la Universidad de Nuevo México incluía la demanda de nombrar el Centro con el apelativo de David Korenfeld.

La Asociación se comprometió a donar 150 mil dólares el primer año y 300 mil dólares más distribuidos en los siguientes dos años. El monto total equivale a más de 8 millones 300 mil pesos, al tipo de cambio actual.

El nombre que aparece en el convenio con la UNM para instalar el centro con el nombre de David Korenfeld es el de Roberto Olivares, presidente de la ANEAS.

A David Korenfeld se le intentó localizar para conocer su versión. En respuesta, una persona de relaciones públicas de su entorno envió el siguiente mensaje: “Fuentes cercanas al exfuncionario señalaron que este jueves presentará su libro en el marco de un evento mayor que tendrá la Universidad de Nuevo México, pero que de ninguna manera existirá ningún fondo ni beca que lleve su nombre”.

No obstante, en el sitio de internet de la Universidad de Nuevo México se puede leer la solicitud de la ANEAS de nombrar a ese programa de tres años con el apelativo de David Korenfeld. (http://evpadmin.unm.edu/ff-meetin…/…/e-books-2016/april5.pdf).

Además se cuenta con una entrevista grabada con una funcionaria de la Universidad que confirmó el trámite de ese programa y con emails de ayer con la persona de la universidad con la que había que confirmar la asistencia a la inauguración del Centro Korenfeld.

El doctor en Ciencia Política Mauricio Merino, también del CIDE, consideró que si en su momento David Korenfeld no se excusó de intervenir en la entrega de contratos y resultó para él un beneficio de obtener una cátedra en la Universidad de Nuevo México, derivada de un donativo hecho por la misma asociación que él benefició, cabe presumir que sí hay una conducta que podría calificarse como conflicto de intereses.

“Si se cumplen los supuestos, es un hecho que debe denunciarse ante la Función Pública, para que actúe”, señaló el académico especialista en legislaciones anticorrupción.

Por – Miriam Castillo

Image information

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico