Captura-de-pantalla-2019-02-11-a-las-12.08.00

La tómbola de los medidores

Este contenido aún no se ha verificado. Ayúdanos a mejorarlo ingresando a tu cuenta y editándolo. Si crees que aún no es suficiente, coméntalo con la comunidad en la opción de conversación de la plataforma. Si crees que este artículo debe eliminarse, por favor escribe a [email protected]


Los contratos millonarios que está a un paso de conseguir Carlos Peralta

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) tiene en marcha una licitación para adquirir hasta 3 millones 500 mil watthorímetros, la mayor compra de estos aparatos que se realiza en los últimos años. IUSA, empresa de Carlos Peralta, y Conymed, cuyo accionista formal es el cuñado de Peralta, Andrés Tort, se presentaron a la licitación pese a ser protagonistas de una investigación por prácticas monopólicas en la COFECE. Una empresa cuyo accionista es José Adolfo Murat Macías, sobrino del ex gobernador de Oaxaca, también entró a la licitación, pero su propuesta fue rechazada durante la etapa de evaluación técnica.

Como ha sucedido en los últimos cinco años, las empresas Controles y Medidores Especializados (Conymed) y IUSA, ambas ligadas a Carlos Peralta Quintero, se perfilan para ganar los contratos que se desprendan de la licitación que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tiene en marcha para adquirir hasta 3 millones 532 mil medidores de luz de baja tensión, y cuyo fallo se tiene previsto para este 26 de abril, a las 09:00 horas.

La compra de medidores es una de las principales adquisiciones que realiza la CFE. En este 2018, los contratos que se entreguen a los ganadores de esta licitación podrían sumar hasta más de 4 mil millones de pesos, ya que se contempla comprar entre un millón 766 mil medidores, como mínimo, y 3 millones 532 mil 618 aparatos, como máximo.

Desde 2013 y hasta 2017, IUSA y Conymed, dos empresas ligadas al empresario Carlos Peralta Quintero, han sido las grandes beneficiadas de las licitaciones de la CFE para la adquisición de medidores. En esos cinco años, en conjunto, obtuvieron contratos que suman poco más de 11 mil 833 millones de pesos.

Una investigación periodística de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), publicada el 19 de junio de 2017, mostró cuál es la fórmula de Carlos Peralta, presidente y director general del Grupo IUSA, para coronarse como el gran ganador de las licitaciones de la CFE.

Su método consiste en participar en las licitaciones con dos compañías que, en apariencia, no tienen nada qué ver pero que sí están ligadas: IUSA y Conymed. Esta última —empresa que comenzó a participar en licitaciones en 2013— tiene como accionista principal a Andrés Tort Rivera, hermano de Mariana Tort, pareja de Carlos Peralta Quintero, presidente ejecutivo y director general del Grupo IUSA. Además, como apoderado legal de Conymed en la actual licitación firma Hugo Alejandro Vidargas Hernández, que ha sido abogado corporativo de IUSA.

En octubre de 2017, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) anunció la apertura de una investigación por posibles prácticas monopólicas absolutas en el mercado de producción, distribución y comercialización de los medidores de luz adquiridos por la CFE.

Esta investigación —que sigue en curso— no desanimó a IUSA y a Conymed a presentarse como participantes en la licitación del 2018 para la adquisición de medidores, cuya convocatoria se publicó el 13 de febrero pasado, en la página de internet de la CFE.

¿Nuevos participantes?

El 3 de abril se presentaron las ofertas técnicas para esta nueva licitación. En el acta, la cual se puede consultar en el sitio de internet de la CFE, se señala que IUSA presentó propuestas para 45 de las 77 partidas; mientras que Conymed participa en las 32 partidas en donde IUSA no concursa. Es el mismo mecanismo con el que las dos empresas se han repartido los contratos de la CFE en otras licitaciones.

Además de IUSA y Conymed, a esta licitación también se presentaron Protecsa Ingeniería y Electrometer de las Américas, compañías que en varios concursos han intentado obtener alguno de los contratos de la CFE. solo en 2017 Electrometer consiguió ganar un contrato, y solo para una de las 48 partidas que se licitaron ese año.

Justo en el informe sobre esa licitación de 2017, el testigo social David Shields Campbell destacó que la adquisición de medidores de autogestión “es una contratación de gran volumen y recurrente que realiza la CFE desde hace años. Los contratos son de gran valor y, sin embargo, participan muy pocas compañías y suele haber un solo concursante, Industrias Unidas (IUSA) que domina la oferta de los medidores monofásicos y trifásicos, y otro, Controles y Medidores Especializados (Conymed) que domina la de los medidores bifásicos”. Estos dos concursantes, destaca Shields, “son de un mismo origen empresarial… no existe una competencia efectiva… La CFE ha sido omisa para desarrollar y capacitar a posibles proveedores alternativos”.

A la licitación del 2018 también se presentó un nuevo concursante: la oferta mancomunada de Sistemas de Alta Tensión Espejel y Ciudades Conectadas Netcity; esta última es una sociedad formada justo seis meses antes de que se publicara la convocatoria para la adquisición de medidores.

Quienes presentaron la oferta mancomunada para las 77 partidas que se incluyen en el concurso son compañías sin experiencia en la fabricación y venta de watthorímetros, nombre técnico de los medidores de luz.

Sistemas de Alta Tensión Espejel se creó en 2011. De acuerdo con la información del Registro Público de Comercio de Puebla, sus accionistas son Ernesto Espejel Medina, Alma Espejel Muriel y los hermanos Ernesto Adrián y Luis Alberto Espejel Pérez. Esta empresa se encuentra en Cholula y, de acuerdo a la información que trabajadores de la compañía proporcionaron a MCCI vía telefónica, se dedica al mantenimiento de transformadores de luz.

Por su parte, Ciudades Conectadas Netcity es una Sociedad Anónima Promotora de Inversión (S.A.P.I. de C.V), formada por las compañías Integración de Energía de Norteamérica y Centroamérica S.A. de C.V. y Geos Holding Group, coorporativo creado en 2007 y dedicado a negocios relacionados con tecnologías de la información, administración de cartera, importación, telecomunicaciones y consultoría política, de acuerdo con la información disponible en su página de internet.

Ciudades Conectadas Netcity se formó el 14 de agosto de 2017, es decir, seis meses antes de que la CFE publicara la licitación para la adquisición de medidores.

La empresa Integración de Energía de Norteamérica y Centroamérica también es muy reciente. Los hermanos José Adolfo, Joaquín Tomás y Luis Octavio Murat Macías, sobrinos del ex gobernador de Oaxaca, José Murat Casab, la crearon el 21 de julio de 2017. José Adolfo Murat Macías es el administrador único y accionista mayoritario. La gerente de operaciones de la empresa es su mamá, María Clotilde Macías Ochoa.

Además de ser el sobrino del ex gobernador de Oaxaca, José Adolfo Murat Macías es conocido en los círculos políticos por haber sido diputado en la LIX Legislatura y por ocupar cargos en el gobierno del Estado de México, cuando Enrique Peña Nieto fue gobernador.

En entrevista telefónica con MCCI, José Adolfo Murat aseguró que no conoce a Carlos Peralta Quintero, director general de IUSA. Sobre el por qué entrar a una licitación de la CFE, Murat Macías explicó que con Ciudades Conectadas Netcity —SAPI de la cual forma parte su empresa— tiene planes de ingresar al mercado de internet de las cosas y busca hacerlo a través de medidores de luz importados de China.

IUSA: contratos a la vista

El pasado 19 de abril, durante la apertura de las evaluaciones técnicas de la licitación, cuya acta se puede consultar en la página de la CFE, la oferta mancomunada que presentaron Sistemas de Alta Tensión Espejel y Ciudades Conectadas Netcity fue rechazada “por no cumplir con los requerimientos solicitados en el pliego de requisitos”.

También se rechazó la oferta de Protecsa Ingeniería, empresa que desde hace ya algunos años ha intentado ganar por lo menos uno de los contratos que se desprenden de la licitación anual que realiza la CFE para adquirir medidores de baja tensión.

Los concursantes cuyas ofertas técnicas fueron aceptadas son Industrias Unidas (IUSA), Conymed y Electrometer de las Américas. El mismo 19 de abril, la CFE también dio a conocer las ofertas económicas que presentaron estos concursantes.

Si se comparan los costos que presentó IUSA y Electrometer, empresas que compiten en seis de las 77 partidas, se observa que los precios que presentó la empresa de Carlos Peralta son menores que los de su competencia. Por ejemplo, IUSA ofertó un medidor a 998 pesos, mientras que el precio que presentó Electrometer es de mil 79 pesos.

Así que IUSA podría obtener estos seis contratos, además de los 39 de las partidas en donde no tiene ningún competidor. Mientras que Conymed se llevaría las 32 partidas en las que participa y en donde no hay ninguna otra empresa que haya presentado ofertas.

Para los representantes de Electrometer de las Américas, la licitación de 2018 muestra, una vez más, que “es muy difícil competir con quien históricamente ha sido proveedor único de watthorímetros de este tipo que, por tanto, sabe asegurado su contrato cada año”.

Enrique Milanés, representante legal y director general de Electrometer de las Américas, recordó que en 2017 su empresa ganó uno de los contratos para las 48 partidas que se licitaron. “Como el año pasado demostramos que somos un competidor real, ahora IUSA baja sus precios. En otras licitaciones, sobre todo cuando no tenía competencia, IUSA había presentado precios más altos, más cercanas al techo presupuestal. Pero ahora que nos ve como un competidor, baja sus precios”.

Milanés señala que, “al ser solo una licitación al año y con tiempos de entrega tan cortos hace muy difícil que pueda entrar un nuevo jugador. Es una ruleta rusa para quien se atreve a participar, porque para cumplir con los tiempos de entrega necesitas hacerte de inventarios, asumir un riesgo enorme, sin tener la garantía de tener un solo contrato. La estructura de la licitación siempre favorece al competidor grande (IUSA). Históricamente ha sido así. Ahora, la maniobra de IUSA, al bajar sus precios, es mantener su posición monopólica”.

Tanto Protecsa como Electrometer de las Américas no solo tienen en común que, desde 2012, han intentado ganar más de una partida en las licitaciones para adquisición de medidores de la CFE. Las dos empresas también han sido denunciadas por IUSA ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI). Hasta ahora estas denuncias no han prosperado, pero tampoco han cesado.

En 2017, cuando Electrometer de las Américas consiguió ganar una de las 48 partidas de la licitación de ese año, IUSA presentó una nueva denuncia en su contra ante el IMPI, por una supuesta violación a una patente.

A partir de estas denuncias, inspectores del IMPI han realizado varias inspecciones en las instalaciones de Electrometer. La última de estas visitas ocurrió el pasado 5 de abril.

Por – Thelma Gómez Durán

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico