Conversión_de_San_Pablo

La rentabilidad de las «falsas enseñanzas»


Él ordenó a la gente que vivía en Jerusalén dar la porción debida a los sacerdotes y los levitas, para que pudieran dedicarse a la ley del Señor. Tan pronto como se corrió la voz, el pueblo de Israel dio en abundancia los primeros frutos de grano, vino, aceite, miel y de todos los productos del campo; y trajeron abundantemente el diezmo de todo. — 2 Crónicas 31: 4-5

El tema del apoyo a los ministerios y compensar al clero es interesante, y lo ha sido durante siglos, volviendo famosa a la Reforma Protestante. Por ejemplo, las 95 tesis de Martín Lutero incluyeron acusaciones de que la Iglesia procuró acuular riquezas de manera inapropiada y que el Papa ya era extremadamente rico, pero que utilizó el dinero de los creyentes para erigir la Basílica de San Pedro. De hecho, durante la Reforma inglesa, una cuarta parte de la riqueza nacional pasó de los monasterios a la Corona y la nobleza, ya que los activos de las comunidades religiosas fueron confiscados. Hay muchos otros ejemplos en los que los llamados “reformadores” afirmaron que la Iglesia era codiciosa y estaba obsesionada con el poder político. Sin embargo, esto hace que sea aún más interesante el hecho de que el propio Martín Lutero tenía una dieta constante de ganso asado y lechones, y en realidad pesaba alrededor de 150 kilos al momento de su muerte. De manera similar, en Inglaterra, hombres como Sir Thomas Pope pudieron hacerse bastante ricos mientras supervisaban la disolución de los monasterios. En otras palabras, muchos de los “reformistas” se mostraron en desacuerdo con el hecho de que el clero recibiera demasiada riqueza hasta que ellos mismos pudieran acumular esa riqueza. En ese momento, la cena de ganso asado y el roce de codos con los príncipes europeos parecían haberse convertido repentinamente en prácticas aceptables.

Esta es mi defensa contra los que me critican:  ¿Acaso no tenemos derecho a comer y a beber?  ¿No tenemos derecho a viajar acompañados por una esposa creyente, como hacen los demás apóstoles y Cefas y los hermanos del Señor?  ¿O es que sólo Bernabé y yo estamos obligados a ganarnos la vida con otros trabajos?

¿Qué soldado presta servicio militar pagándose sus propios gastos? ¿Qué agricultor planta un viñedo y no come de sus uvas? ¿Qué pastor cuida un rebaño y no toma de la leche que ordeña?  No piensen que digo esto solamente desde un punto de vista humano. ¿No lo dice también la ley?  Porque en la ley de Moisés está escrito: «No le pongas bozal al buey mientras esté trillando». ¿Acaso se preocupa Dios por los bueyes,  o lo dice más bien por nosotros? Por supuesto que lo dice por nosotros, porque, cuando el labrador ara y el segador trilla, deben hacerlo con la esperanza de participar de la cosecha.  Si hemos sembrado semilla espiritual entre ustedes, ¿Será mucho pedir que cosechemos de ustedes lo material? — 1 Corintios 9: 3-11

Es fácil ver lo que San Pablo estaba diciendo aquí: a saber, que la ocupación del clérigo es servir al Señor y atender a su rebaño. ¿El soldado paga para servir? ¿El viñatero planta el viñedo sin esperar degustar las uvas o el vino? ¿El pastor guía y protege a su rebaño sin ganar algo por sus esfuerzos? ¿Acaso el clérigo no es el soldado que sirve al Señor,  su viñador que está plantando la viña y el pastor atendiendo a su rebaño, todo al mismo tiempo? Si un clérigo ha sembrado el bien espiritual entre su rebaño, ¿no debería ser provisto por el mismo? De hecho, San Pablo continuó diciendo que «el Señor ordenó que quienes proclaman el evangelio se ganen la vida con el evangelio», aunque también nos dice que no ejerció sus derechos como otros apóstoles y que en cambio se hizo «Un esclavo para todos».

Está claro que el clero debe cosechar lo que siembra, pero ¿Hay un límite?

Tomemos como ejemplo los gustos de Joel Osteen. Él y su esposa son copastores de la iglesia Lakewood, «carismática no denominacional”, que opera desde el Centro de Compaq, antiguo hogar del equipo de la NBA Houston Rockets, desde 2003. Aproximadamente 40 000 personas asisten a la iglesia semanalmente, y millones más observan o escuchan sus sermones en la televisión  y en la radio por satélite. Se informó que Osteen dejó de tomar su salario de $200 000 de Lakewood en 2005, pero se estima que maneja un patrimonio de aproximadamente $40 millones y vive en una casa de $ 10.5 millones con 6 dormitorios, 6 baños y 3 ascensores. ¿Está Osteen simplemente cosechando los beneficios materiales del bien espiritual sembrados entre tantos? Bueno, considere el hecho de que no hay cruces ni símbolos religiosos dentro de Lakewood Church, y que viola claramente 1 Timoteo 2: 11-14 al permitir la existencia de pastoras en esa comunidad cristiana, también se dice que Osteen predica una forma del herético «evangelio de la prosperidad» que hizo a tantos televangelistas bastante ricos a expensas de sus seguidores. Él dice en su defensa que su «mensaje es ayudar a las personas a abandonar el pasado, alcanzar sus sueños, tener una imagen personal saludable y criar buenos hijos» en lugar de estar centrándose en pecados como la homosexualidad. Si se compara el mensaje de prosperidad y autoestima de Osteen con el mensaje de penitencia y combate del pecado de Jesús de Nazareth en la vida de los creyentes y de quienes los rodean se puede percibir una diferencia notable:

Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad, y alguno le hace volver, sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados.  — Santiago 5:19-20

También considere que el«equipo de liderazgo» de Lakewood incluye a Osteen, su esposa, su madre, su hermano y su hermana. Este tipo de nepotismo y otro comportamiento cuestionable no es inusual entre las llamadas “mega iglesias”. Kenneth Copeland, otro televangelista del evangelio de la prosperidad que vive en una mansión de $ 6.3 millones, incluye a su esposa e hijos en la jerarquía de los Ministerios de Kenneth Copeland. Creflo Dollar, otro predicador de la prosperidad, y su esposa, Taffi, son co-pastores de la Iglesia World Changers en Atlanta, y son conocidos por poseer un Rolls-Royce, una finca de casi 22 hectáreas cerca de Atlanta, y por haberle pedido previamente a sus seguidores que les ayudaran a comprar un jet privado de $ 65 millones. T.D. Jakes y su esposa, Serita, operan Potter’s House en Dallas, lo que les ha permitido alcanzar un patrimonio neto de alrededor de $18 millones. Curiosamente, su hijo fue arrestado en 2009 después de exponerse a la policía encubierta y comenzó a masturbarse mientras hacía contacto visual con uno de los detectives. El ahora fallecido Eddie Long se convirtió en millonario como pastor de la Iglesia Bautista Misionera New Birth en Georgia, pero se vio obligado a salir de la corte con varios jóvenes que dijeron que había usado su posición para obtener sexo de ellos. Cada uno de estos supuestos «pastores» se ha vuelto bastante rico a través de sus iglesias, pero es evidente que no están sembrando el bien espiritual entre sus seguidores. En su lugar, están vendiendo palabrería con buenas intenciones mientras engañan a muchos en el proceso.

Si alguien enseña falsas doctrinas, apartándose de la sana enseñanza de nuestro Señor Jesucristo y de la doctrina que se ciñe a la verdadera religión, es un obstinado que nada entiende. Ese tal padece del afán enfermizo de provocar discusiones inútiles que generan envidias, discordias, insultos, suspicacias y altercados entre personas de mente depravada, carentes de la verdad. Este es de los que piensan que la religión es un medio de obtener ganancias. — 1 Timoteo 6: 3-5

No es difícil entender cómo estos «falsos maestros» se han vuelto tan ricos. Presentan un mensaje que ilumina el día, pero no ilumina la fe. Buscan maximizar el número de personas que escuchan su mensaje, y luego dejan que el diezmo cristiano haga el resto. Los cristianos están llamados a proveer a los hombres de la ropa, y decenas de miles de personas que proporcionan hasta el 10 % de sus ingresos cada mes se acumulan rápidamente. ¿Cuántos de estos supuestos «pastores» en realidad están haciendo el trabajo del clero que garantiza los derechos detallados por San Pablo? ¿Está Joel Osteen disponible las 24 horas para los feligreses que necesitan asesoramiento? ¿Se sienta Kenneth Copeland con sus seguidores y alberga estudios bíblicos? ¿Podrían Creflo Dollar o T.D. Jakes identificar miembros aleatorios de sus congregaciones y mucho menos conocer sus luchas en la vida? ¿Hay alguno de ellos pastores atendiendo a sus rebaños en el nombre del Señor, o son simplemente lobos que se aprovechan de las ovejas descarriadas?

Este tipo de comportamiento depredador no se limita a los predicadores de prosperidad ricos, aunque son los más obvios debido a sus perfiles prominentes. Por ejemplo, John Pavlovitz, ministro de adolescentes en la Iglesia Comunitaria de North Raleigh en Carolina del Norte, además de bloguear, tuitear y operar un grupo de Facebook. Ha defendido a Joel Osteen, defiende posiciones políticas liberales desde su plataforma religiosa, afirma que los homosexuales son como Dios lo había querido, vende el mito de que Jesús era un hippy liberal, defiende a los musulmanes, se opone a la legislación dirigida a proteger la libertad religiosa cristiana; y cuestiona la existencia del infierno, aunque desee que los republicanos y los homofóbicos vayan ahí sin purgatorio de por medio, promueve la ordenación femenina, e incluso ha escrito su propia versión de los votos matrimoniales, haciendo referencias al «sexo caliente», a la «flatulencia», y así sucesivamente. Por sus esfuerzos «heréticos» e        «impíos» , ha cultivado una congregación de unas 303 «almas perdidas» , que le proporcionan $ 3800 por mes solo en Patreon.

Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Así, todo árbol bueno da frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado al fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis. — Mateo 7: 15-20

¿Cuáles son los frutos de los mencionados anteriormente? ¿Son fieles pastores que atienden a sus rebaños en el nombre del Señor, o son lobos voraces? Cada uno de ellos ha acumulado una inmensa riqueza de sus seguidores, pero todo lo que ofrecen a cambio es una herejía de la Nueva Era que debe ser como la miel en el oído, siempre muy dulce y agradable, en lugar de compartir fielmente la «Palabra» y acercar a las personas a su Dios amado. ¿Por qué entonces han prosperado mientras caminan en la oscuridad? Pueden simplificarse en dos frases: un ignorante y su dinero pronto se separan, y «supuestamente» el camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones. Estos ”falsos maestros y profetas” tienen un mensaje bien diseñado que debe sonar como si fuera del Señor mismo, pero es un tipo de fe fácil, que requiere poco pero promete mucho. ¿Por qué molestarse con la penitencia y el servicio cuando puede sentirse bien consigo mismo y con sus pecados? ¿Por qué preocuparse por conciliar sus puntos de vista personales con la voluntad divina cuando solo puede creer que la voluntad de Dios es igual a la suya? La fe es difícil porque tenemos fallas humanas que bloquean a la naturaleza divina del «hombre» que fue creado a su imagen y semejanza supuestamente, pero la mayoría no quiere escuchar eso hoy. Las tentaciones del Enemigo son muy peligrosas porque apuntan hacia las zonas más vulnerable, y eso incluye a las personas que quieren verse a sí mismas como fieles y aún así están tan consumidas por los pecados que no pueden reconocerlas como las fallas que son.

Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin es la muerte. — Proverbios 16:25

Puede ser difícil para un hombre de la sotana discutir tales problemas con los miembros de su rebaño por temor a que puedan parecer embaucadores codiciosos y corruptos. Es posible que san Pablo haya dicho que los clérigos tienen derecho a ser apoyados, pero, en la actualidad, ¿Pueden imaginarse honestamente que se les da una conferencia sobre el diezmo para apoyar a los clérigos, incluso si usan las propias palabras de San Pablo? ¿Un clérigo no sería inmediatamente etiquetado como egoísta por muchos? ¿Deberían los hombres de la sotana ser «esclavos de todos» en silencio, o deberían ser tan vocales y contundentes como San Pablo? Puede ser fácil para  un Creflo Dollar solicitar sin problemas un jet de $65 millones, pero también puede ser infinitamente más difícil para alguien que trata de caminar en la luz y a su vez hablar sobre asuntos financieros delicados. Por supuesto, esto no significa que los miembros de un rebaño deban pagar lo que no pueden pagar, incluso si realmente apoyan a su pastor. Es para que las personas puedan discernir a quién y qué deben apoyar y en qué medida, y un verdadero hombre de sotana debe servir independientemente, ya que no es para ellos retener lo que Dios manda o lo que el rebaño necesita. Sin embargo, si Dios quiere, más cristianos aprenderán a ser más exigentes y a dejar de apoyar a los Joel Osteens del mundo.

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico