anoir-chafik-37957-unsplash

California prohíbe vender mascotas que no vengan de refugios animales


Según la información de la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (ASPCA), cada año ingresan 5,6 millones de mascotas a los refugios de Estados Unidos, de los cuales 1,5 millones terminan siendo sacrificados.

Es debido a las altas cifras, que este año en el estado de California entró en vigor la Ley 485 que prohíbe la venta de perros, gatos y conejos que provengan de criaderos de animales.

La iniciativa de ley  surgió con el objetivo de eliminar los criaderos ilegales, pero sobre todo para beneficiar a los animales rescatados y reducir los millones de dólares que se gastan al año para su sacrificio.

Varios grupos defensores de los derechos de los animales, festejaron este logro contra las “Fábricas de gatos y perros” ya que por lo general, todas las especies pueden ser víctimas de crueldad, problemas emocionales o sufrir problemas de salud física a largo plazo.

Ahora todos los animales procedentes de criaderos o refugios, serán comercializados en tiendas, las cuales estarán obligadas a contar con registros del lugar de origen de cada uno, así como con controles periódicos por parte de las autoridades.

Cualquier operador de tienda de mascotas que viole la ley recibirá una multa civil por 500 dólares, además de que cada mascota puesta a la venta ilegalmente constituirá una violación por separado.

Adicional a esta medida, el presidente Donald Trump firmó un acta que prohíbe el sacrificio de perros y gatos para su consumo, una práctica que aunque es poco común, continuaba siendo legal en 44 estados de ese país.

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico