Police

Bullrich flexibilizó a la policía el uso de armas


La nueva norma para el uso de armas de fuego elaborada por la ministra de seguridad nacional en Argentina, Patricia Bullrich, con la que deroga y flexibiliza las regulaciones y recomendaciones de la ONU para el uso de la fuerza que amenaza la vida, fue autorizada por el presidente argentino Mauricio Macri y publicada oficialmente el lunes 3 de diciembre.

La resolución autoriza a todas las fuerzas de seguridad federales a usar armas de fuego «en caso de riesgos inminentes de vida o lesiones graves», así como un uso «flexible» de armas de fuego frente al «peligro inminente», que podría estar «actuando bajo amenaza» o por una suposición policial de que el sospechoso podría tener un arma letal.

Además, permite utilizar el arma de fuego en caso de fuga para lograr una detención. La Correpi (Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional ) denunció que el nuevo set de normas permitía a los policías matar con impunidad y convertía en ley el «gatillo fácil».

El artículo 2 del decreto, autoriza a las fuerzas de seguridad a usar armas de fuego en casi todas las situaciones de intervención contra un acto criminal: en defensa propia, para prevenir la comisión de un delito, para arrestar a personas o para evitar que huyan.

Incluso considera que el criterio de «”grito de advertencia» de la policía se aplicará «cuando es evidentemente inadecuado o inútil, dadas las circunstancias de cada caso», y lo deja a discreción del oficial.

Los protocolos autorizados por el presidente Macri establecen el «peligro inminente» como condición, descrita en el artículo 5 de manera amplia y flexible:

  • Al actuar bajo la vida o lesiones graves, riesgos para sí mismos o para terceros.
  • Cuando el presunto delincuente posee un arma letal, incluso si después de la investigación se verifica que fue un arma letal falsa.
  • Cuando se supone que el sospechoso está en posesión de un arma letal.
  • Cuando, si está armado, el sospechoso busca ventaja escondiéndose, escondiéndose o mejorando su posición de ataque.
  • Cuando el sospechoso va claramente, o es muy probable que cause la muerte o una lesión grave a cualquier persona, incluso sin el uso de un arma.
  • Cuando el sospechoso huye después de causar, o haber intentado causar, la muerte o una lesión grave, o
  • Cuando la imprevisibilidad del ataque, o la cantidad de agresores, o las armas que usan, impiden el debido cumplimiento del deber policial, incluida la capacidad de autodefensa o defensa de terceros.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, defendió la resolución que otorga a los oficiales de seguridad federal mayores libertades para usar sus armas.

Según el ministerio de Seguridad, «la nueva normativa establece pautas objetivas para obrar frente a un delito en el que exista un peligro inminente contra la vida o integridad física de las personas, previendo los casos en los que exista pluralidad de agresores y alguno de ellos posea un arma, o se presuma verosímilmente sobre la existencia de armas de fuego». La cartera señaló en un comunicado que «es importante destacar que el nuevo reglamento no modifica el empleo de armas ante manifestaciones o protestas públicas, ya que continúa vigente la normativa que establece el uso de armas no letales para estos casos».

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico