Café

Caficultura en crisis por plagas y caída en los precios internacionales

  1. Además de la roya, la caída en los precios del café ha puesto en jaque a los productores en México y de otras partes del mundo, puesto que ha disminuido entre un 30 o 40% su valor.

A más de mil metros de altura sobre el nivel del mar, se cosechaba uno de los mejores cafés del mundo. Ahora, 400 pequeños productores del grano aromático están a punto de perderlo todo… hasta el nombre.

A causa del ataque de la roya, los campesinos de la Sierra Sur del estado de Oaxaca, han visto desaparecer sus cultivos y también la esperanza, ante la falta de apoyos oportunos para combatirla. El café de esta región productora por excelencia, corre el riesgo de perder la denominación que le ha dado fama internacional: la variedad Pluma.

“Es la peor crisis que hemos enfrentado en más de 30 años”, aseguran los afectados.

Las autoridades federales y estatales pretenden sustituir la variedad Pluma por otras, supuestamente resistentes a la enfermedad, sin pensar en que con ello se pierde el prestigio mundial.

La roya invadió la mitad de las tierras cultivadas, mermando la producción de los cafetales. El café Pluma sucumbió por el hongo plaga que llegó de Sudamérica, secando las tierras y obligando a los campesinos a abandonar el cultivo de la cereza por el maíz.

Los apoyos han llegado a destiempo, aseguran los productores. La Secretaría de Agricultura envió plantas cuando las lluvias ya habían pasado. Este cultivo, determinante para la riqueza de la zona y de las demás regiones del estado, dejó de dar empleo a por lo menos 100 mil familias no solamente de este municipio, sino de toda la franja cafetalera.

La roya, enfermedad provocada por el hongo Hemileia vastatrix, ataca desde hace tres años a los cafetales.

A la fecha, siguen esperando la ayuda prometida. Otros ya no esperan nada. Han abandonado sus fincas para buscar ingresos en otras actividades. El hongo ha invadido las hojas y las carcome y, con la ayuda de los fuertes vientos de la montaña, sus esporas se han dispersado por la zona.

La vida de miles de familias de la Sierra Sur gira en torno de una taza de café. Su cultivo es herencia familiar. La caficultura es una actividad con la que han crecido, motivados por sus abuelos.

EL CAFÉ AMARGO

La roya no es nueva para la región, pero sus consecuencias nunca habían sido tan perjudiciales como ahora. Casi todos los afectados son pequeños o medianos productores, con escasos ingresos. Las zonas de cultivo son más o menos las mismas. Los rendimientos, en cambio, son completamente diferentes.

Las afligidas historias de quienes viven de esta actividad se cuentan por miles, y todas con los mismos argumentos. Bajos precios del café, ausencia de políticas que estimulen la producción, cambios climáticos, roya, revaluación del peso, importaciones del producto de mala calidad que afectan su cotización en el mercado, en fin, una serie de factores hostiles que generan, en consecuencia: deudas con el sector financiero, remate de fincas, desempleo, cambio de vocación, desplazamiento, pobreza… En conclusión, un enorme deterioro del tejido social de las familias que sobreviven de esta actividad.

En Pluma Hidalgo, en la Costa de Oaxaca, los productores viven un drama de enormes proporciones que puede resumirse en el caso de don Luis Martínez, un caficultor de tradición. Después de vivir del café durante 60 años, asegura que vive al lado de su familia el peor trance de su historia. Tiene tres hectáreas cuya producción se redujo en un 50% y por esta razón las entidades financieras están a punto de embargar su patrimonio. Esto, sumado a que debió vender algunos animales de traspatio para liquidar a los jornaleros que lo ayudaban en épocas de vacas gordas.

Es evidente que, producto de este extendido panorama, el agro oaxaqueño viene perdiendo la dinámica de uno de los renglones económicos más representativos del país, con un alto impacto social y ambiental, pues muchas de las otrora fincas cafeteras se han potrerizado como consecuencia de la crisis, cambiando completamente de vocación y, de paso, erosionando la tierra.

Los caficultores están pasando el trago más amargo de sus vidas, y por ello urgen del total compromiso de las autoridades para obtener estímulos a la producción que garanticen la sostenibilidad y los apoyos a la comercialización que demanda el gremio.

Además, la aplicación de políticas que de manera reiterada han solicitado, como créditos a bajos intereses y con plazos que consulten la realidad de los ciclos de producción.

CAFÉ DE ALTURA

El café de Pluma Hidalgo, Pochutla, es de los mejores del mundo. La zona productora de “café Pluma” abarca 50 mil hectáreas por la cuenca del río Copalita en los municipios de Pluma Hidalgo, Candelaria, Loxicha, Santa María Huatulco, San Miguel del Puerto, San Mateo Piñas, Pochutla y Xanica. Pluma Hidalgo se localiza a 120 km de Oaxaca, rumbo a Puerto Escondido, cerca de Pochutla, en la Costa; sus enormes fincas lo han hecho ser un centro de atracción turística.

El “café Pluma” es la variedad mexicana de mayor reconocimiento internacional. Se reconoce por su aroma penetrante y distinguido que da una de las tazas más elegantes del mundo. La calidad de la tierra y las condiciones ecológicas de la cuenca del río Copalita permiten un cultivo óptimo, con sombra natural, mínima utilización de agroquímicos y lavado cuidadoso.

Para obtener una taza humeante de exquisito café, el cultivo tarda de 4 a 5 años en producir su fruto. La cereza del café se corta de manera manual y una por una. Después se lleva a “despulpar” en el “beneficio”; esto significa quitar la pulpa a la cereza y todo rastro de la fermentación. Viene después el “secado”, que es también sumamente importante en el proceso de obtención del café.

IMPACTO ECONÓMICO

  • Del café dependen 100 mil familias oaxaqueñas.
  • Se prevé que el proceso de recuperación de las cosechas se extienda hasta 10 años.
  • Se estima que la producción de Oaxaca es de 400 mil sacos de café.
  • La superficie de selvas y bosques de montaña cultivada con café en Oaxaca es de 140 mil hectáreas. De éstas, 50 mil están afectadas en 75 municipios localizados dentro de las siete regiones.

Pluma Hidalgo se ubica a una altura de 1,200-1,300 metros sobre el nivel del mar, aproximadamente a 203 kilómetros de la capital del estado, a una hora y media de Bahías de Huatulco, en la Sierra Madre del Sur. La región donde se cultiva el café Pluma se integra por 12 municipios.

IMPORTANCIA ECONÓMICA

Actualmente, el café representa 0.66% del PIB agrícola nacional y 1.34% de la producción de bienes agroindustriales, donde 53.85% de las exportaciones se destinan a Estados Unidos.

El mercado está creciendo un 5% al año y se registran muchas aperturas de cafeterías, ya que es el negocio que más se emprenden en el país según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), pero también hay muchos cierres.

Además, hace 17 años el consumo estaba en 700 gramos por persona al año, mientras que en la actualidad se llega a 1.8 kilogramos en el país.

Para el periodo 2018-2019, se calcula que el volumen de producción de México será de cuatro millones de sacos, cifra 5.8% más alto que el ciclo inmediato anterior.

La producción de café emplea a más de 500 mil productores de 15 entidades federativas y 480 municipios, donde Chiapas es el principal estado productor, ya que aporta 41%; seguido por Veracruz, con 24% y Puebla, con 15.3%.

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico