Happy_family

Se profundiza la crisis de natalidad Italiana


La bomba de tiempo demográfica italiana marcó un poco más fuerte el miércoles, ya que el Instituto Nacional de Estadísticas informó que la tasa de natalidad en Italia, volvió a caer en 2017.

El año pasado se registraron poco más de 458.000 nacimientos; 15.000 menos que en 2016 en el segundo país más antiguo del mundo, en términos de número de personas de edad avanzada como proporción de la población total, solo después de Japón.

“Las cifras confirman una tendencia a la baja que comenzó en los últimos años, con 120.000 nacimientos menos el año pasado que en 2008”, dijo el instituto (ISTAT).

La caída se debió en parte a una disminución en el número de mujeres en edad de procrear en Italia a 12.8 millones, unas 900,000 menos que en 2008.

Los nombres más populares dados a los recién nacidos en 2017 fueron Francesco para niños, quizás en honor al popular Papa Francisco, y Sofía para niñas.

El pontífice recibió críticas de algunos sectores en 2015 cuando le dijo a los católicos que no fueran “como conejos”.

No podemos permitirnos tener una familia

El problema no es que las mujeres italianas no quieran tener hijos. De hecho, la mujer italiana promedio quiere tener dos o más hijos, según Istat. Entonces, ¿Por qué no lo hacen?

“Obtener un buen trabajo es difícil en este momento y la economía no funciona en favor de las madres, por lo que para mí se trata del dinero”, dijo Stephania Aquilla.

La joven de 31 años trabaja a tiempo completo como costurera, pero su pareja solo trabaja de forma periódica. La pareja a veces sobrevive únicamente con su escaso salario.

“Es difícil porque el gobierno no nos ayuda realmente con el costo del cuidado de los niños ni nada por el estilo, por lo que financieramente necesitamos estar listos para tener un bebé y no lo estamos”, dijo.

“Es la realidad para muchos italianos: no es porque queremos salir a festejar, sino porque no podemos costearlo”.

Supervivencia económica

La media de las mujeres en edad en que tienen su primer hijo en Italia es de 31 años, la más antigua de la UE, según revelan las cifras de Eurostat.

Según Francesco Scalone, un demógrafo en la Universidad de Bolonia, los jóvenes italianos están perdiendo cada vez más niños por la supervivencia económica.

“Es más difícil encontrar un trabajo permanente necesario para acumular los recursos que uno necesita para el matrimonio y la hipoteca… Debido a que las generaciones más jóvenes trabajan en su mayoría bajo contratos temporales, les resulta difícil salir adelante, pedir dinero prestado o planificar para cualquier futuro a largo plazo”, dijo.

Si bien las cifras de desempleo han disminuido de manera constante en los últimos años, el desempleo juvenil sigue en un alarmante 33 por ciento, lo que obliga a muchos jóvenes italianos a vivir en sus casas entre los 20 y los 30 años o a mudarse al extranjero para trabajar y obtener salario mejor remunerados.

Además, solo el 40% de la fuerza laboral de Italia es femenina, una de las tasas más bajas de cualquier país desarrollado en el mundo. Las trabajadoras enfrentan el temor adicional de ser despedidas después del parto. De acuerdo con Istat, entre las mujeres italianas con empleo cuando quedan embarazadas, una de cada cuatro pierde su empleo después de dar a luz, y el riesgo aumenta con cada hijo.

La falta de viviendas asequibles, especialmente en el sur, también disuade a los futuros padres, ya que, a diferencia de otros países europeos, Italia no tiene esquemas integrales de prestaciones infantiles.

El gobierno anterior introdujo incentivos financieros para alentar a las parejas a concebir, incluido un “bono de bebé” mensual de 80 € para las familias de bajos ingresos y las nuevas madres, pero los críticos dijeron que el pago hizo poco para abordar los problemas subyacentes.

El gobierno populista de Italia reveló el mes pasado planes para recompensar a los padres que tienen un tercer hijo al otorgarles un pedazo de tierra, en un intento por revertir la caída de la tasa de natalidad del país.

La falta de opciones de cuidado infantil es otra causa fundamental de la disminución de la tasa de fertilidad en Italia. Una de cada dos familias italianas utiliza regularmente a los abuelos como niñeras, y el 20% proporciona atención casi a diario. Aquellos que no tienen este lujo se quedan con preescolares superpoblados y subvencionados por el estado, o se encuentran pagando una costosa atención privada.

Ninguno de estos problemas son fácilmente abordados.

“Hay un problema en el problema: las bajas tasas de fertilidad comenzaron en Italia en los años 70 y 80”, dice Scalone. “Así que ya tienes el número de madres potenciales que ya están disminuyendo, entonces las tasas de fertilidad disminuirán aún más a menos que haya un fuerte revés en las tasas de natalidad”.

 

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico