23TB-PLASTICS-Eric-GaillardReuters

No solo en animales, el plástico podría estar también en el intestino de todos los humanos


A partir de la recolección de heces fecales, en personas procedentes de países como Italia, Rusia, Japón o el Reino Unido, se encontró que todas contenían partículas de policloruro de vinilo (PVC), polipropileno, tereftalato de poliestireno (PET) y una decena más de plásticos distintos. 

Lo anterior se concluyó a través de un estudio piloto realizado por la Universidad Médica de Viena y la agencia estatal para el medio ambiente de ese país, en el que también participaron habitantes de Finlandia, Polonia, Países Bajos y Austria, presentado durante el United European Gastroenterology, este martes.

Si bien, como se ha especificado, se trata de una investigación piloto en la que se estudió a un grupo reducido de personas, el foco de alerta está es la diversidad geográfica de los participantes y los tipos de plásticos que fueron encontrados en sus heces fecales, lo que llevó a los autores de la investigación a señalar no solo la urgencia por determinar los impactos de estos materiales en la salud de los humanos, sino aún más importante en la regulación para su uso y las medidas para reducir sus consecuencias.

Sobre el ensayo clínico, Philipp Schwabl, gastroenterólogo y principal autor del estudio dijo que “los resultados fueron sorprendentes”.

Evidencia del estudio

Sin alteraciones a sus hábitos alimenticios, los voluntarios registraron durante una semana la lista de alimentos que consumieron y el tipo de envase en el que venían.  Durante ese mismo periodo, los investigadores tomaron muestras de sus heces para evaluarlas. 

Tras analizar las muestras, encontraron nueve de los 10 plásticos buscados con partículas cuyas longitudes oscilaban entre las 50 y 500 micras, siendo el polipropileno y el PET los más frecuentes en las pruebas tomadas. También encontraron que por cada 10 gramos de materia fecal había restos de al menos 20 microplásticos más.

Aunque a través de la bitácora que llevaron los participantes se concluyó que todos consumieron al menos un alimento envasado y seis ingirieron pescado, no se pudo determinar el verdadero origen de las micropartículas de plástico alojadas en sus intestinos.

“Es el primer estudio de este tipo y confirma lo que veníamos sospechando desde hace tiempo, que los plásticos acaban llegando al intestino”, declaró  Schwabl en una nota.

Inminente conclusión

En 2016, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), presentó un informe en el que recopiló la presencia de microplásticos en la vida marina.

Del total de especies analizadas, 800 distintos tipos de moluscos, crustáceos y peces presentaron restos de plástico en sus intestinos, por lo que no resulta raro que los participantes del estudio piloto al consumir pescado también comieran sin saberlo, plástico.

Este hallazgo se suma a la larga lista de evidencia sobre el terrible mal que representa la utilización de plásticos para la humanidad pues además de contaminar los océanos y mares, su presencia se extiende hasta los cosméticos, la sal y ahora los intestinos humanos.

Datos para reflexionar

  • Desde la década de 1950, la producción global de plásticos ha aumentado desmesuradamente.
  • Actualmente se producen hasta 400 millones de toneladas de plástico al año, de las cuales solo el 9 por ciento, se reciclan.  
  • Se estima que, a través de la contaminación, el 2-5% de todos los plásticos producidos terminan en el mar.
  • Una vez en el océano, los plásticos son consumidos por los animales marinos y entran en la cadena alimenticia donde, en última instancia, es probable que los humanos los consuman.
  • Ya sea como resultado del procesamiento de alimentos o bien, durante su embalaje, que es altamente probable que los alimentos terminen contaminados con partículas de plástico.

“Aunque en estudios en animales la mayor concentración de plásticos se ha localizado en el intestino, las partículas de microplástico más pequeñas pueden entrar en el torrente sanguíneo, el sistema linfático e incluso alcanzar el hígado”, puntualiza el investigador a cargo del estudio.

 

Suscríbete a nuestro boletín para recibir noticias, alertas y actualizaciones:

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Envíanos un correo electrónico