EFE

Drogado, torturado y descuartizado el periodista Jamal Khashoggi por agentes saudíes


El asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, ha puesto a Mohamed bin Salman, príncipe heredero del reino de Arabia Saudí, en la mira del mundo. 

Con 33 años de edad, Mohamed era considerado hasta hace poco como un joven líder, visionario y promotor de grandes reformas en materia económica y social para cambiar la imagen ultraconservadora que durante décadas ha marcado a ese país. 

Además de su gira por Estados Unidos en marzo pasado, cuya visita acaparó los titulares de Bloomberg, CBS o Time Magazine, el príncipe heredero era señalado por los medios como «el próximo rey de Arabia Saudí que marcaría un rumbo nuevo y más moderno» .

Entre los primeros cambios que se le atribuyen está la reinserción de actividades recreativas como conciertos y proyecciones de cine, y se le señala como el personaje clave detrás de la decisión del rey, con la que permitió a las mujeres de ese país manejar desde junio pasado. 

Sin embargo, la desaparición y confirmación del asesinato de Jamal Khashoggi, disidente del reino que heredará, ha revelado «la otra cara» del príncipe  a quien también se le atribuyen encarcelamientos de activistas en derechos humanos, miles de civiles muertos en Yemen y un incremento desmesurado en el número de ejecuciones.

¿Qué pasó con Jamal Khashoggi?  

El pasado 2 de octubre, Jamal Khashoggi un periodista del medio The Washington Post, que durante muchos años vivió exiliado en Turquía, entró al consulado de Arabia Saudí en Estambul para recoger documentación que le permitiría contraer matrimonio con su novia de origen turco. 

Su ingreso al edificio del consulado, es el último registro que se tiene de él.

Tras días de especulaciones que apuntaban únicamente a su desaparición, fueron dos fuentes citadas por The Washington Post, las que confirmaron la muerte del periodista a manos de un equipo saudí enviado «específicamente para su asesinato». 

La versión presentada por el diario para el que escribía Jamal, coincide con la de la cadena estadounidense NBC; el asesinato fue perpetrado por 15 miembros cercanos al príncipe heredero.

«Ayer sí lo confirmamos. La noticia de que Jamal Khashoggi fue asesinado es cierta», declaró Truan Kislakçi, presidente de la asociación de prensa turco-árabe y amigo personal de Khashoggi, al diario turco ‘Hürriyet’.

«Una segunda información indica que fue asesinado de forma muy salvaje, pero no está del todo confirmada. Lo que sí está confirmado es que lo mataron», contó.

Drogado, torturado y descuartizado

En un  informe divulgado por The Wall Street Journal, se asegura que a través de grabaciones de audio, se confirmó que Khashoggi fue desmembrado en la legación diplomática.

Mientras se prepara el informe oficial sobre el caso, con el que admitirían el asesinato de Jamal a manos de “elementos descontrolados”, surgen poco a poco detalles sobre su muerte.

La versión más fuerte hasta ahora, apunta a que el asesinato tuvo duración de siete minutos y Yam pronto como entró al consulado, el periodista fue retenido por varias personas que lo colocaron sobre el escritorio en la oficina del cónsul general, Mohamed al-Qtaibi.

Lo golpearon, lo sedaron y sin más, fue descuartizado.

Sin temor a represalias internacionales pero sí al desmoronamiento interno

La imagen aperturista del heredero de Arabia Saudí preocupa… aunque solo de forma interna.

Si bien Estados Unidos ha dicho que analizará imponer sanciones al reino tras el asesinato de Jamal Khashoggi, no son medidas que les preocupen.

No así, la pérdida de credibilidad en el joven promesa quien a pesar de los graves errores cometidos, cuenta siempre con el respaldo del rey Salman para cubrir sus faltas.

 

Suscríbete a nuestro boletín para recibir noticias, alertas y actualizaciones:

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Envíanos un correo electrónico