Al menos 200 cuerpos son hallados en fosa común en Etiopía


El pasado jueves, fue encontrada una fosa común con al menos 200 cuerpos entre la frontera de Oromía y Somalia, como resultado de una investigación sobre las atrocidades presuntamente cometidas por una fuerza paramilitar conocida como la “Policía de Liyu”, que se consideraba leal a Abdi Mohammed Omer, el ex presidente de la región etíope de Somalia.

Adbi se vio obligado a renunciar el pasado 6 de agosto, para ser arrestado poco después de que estallaran los combates en la capital provincial Jigjiga, y en las ciudades circundantes. Ahora se encuentra detenido en proceso de juicio por supuestas violaciones a los derechos humanos.

De acuerdo con Fana Broadcasting Corporate, la agencia de noticias oficial en Etiopía, la policía tuvo 14 días para desenterrar y hacer exámenes forenses en los cuerpos.

La región oriental ha estado plagada por estallidos de violencia durante décadas mientras el gobierno luchaba contra el Frente para la Liberación Nacional de Ogaden (FLNO),  antes de que ambas partes firmaran un acuerdo de paz el mes pasado.

En julio, el grupo estadounidense Human Rights Watch (HRW) alegó que Abdi dirigía una cárcel secreta donde presuntos miembros del FLNO fueron torturados.

En una carta al titular de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, HRW dijo que había documentado casos de abuso, violación y humillación en la prisión central de Jigjiga que involucra directamente a la Policía de Liyu.

En agosto, funcionarios etíopes dijeron que la policía de Liyu llevó a cabo un ataque que mató a 41 personas e hirió a otras 20.

Cuando los grupos étnicos somalíes y oromos se enfrentaron en áreas fronterizas por reclamos de tierras y recursos en los meses anteriores, varios cientos más también fueron asesinados.

Desde que asumió el poder en abril, el Primer Ministro Abiy Ahmed ha supervisado una serie de reformas y ha seguido una estrategia de reconciliación, alejando al Estado de una política de seguridad vigorosa durante décadas.

Pero los movimientos de Abiy aún no han detenido la violencia por motivos étnicos, considerada como el mayor desafío interno del nuevo Primer Ministro.

Especialistas en derechos humanos, ven el nombramiento de Mustafa Omer (un activista que vivía en el exilio), como presidente interino de la región de Somalia, como un paso en la dirección correcta.

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico