Venezuela y la inoperancia internacionales ante la destrucción de un país


La destrucción sistemática y paulatina de Venezuela es bien conocida  por la comunidad internacional. Hablar de cómo sucedió,  es redundar en lo que cada uno conocemos, sin embargo, hablar de cómo gobiernos  de la región y de otras latitudes se han beneficiado,  pasando por alto esta destrucción, es otra cosa.

China y Rusia han sido los mayores patrocinadores de esta destrucción, facilitando dinero para la continuidad operativa de un gobierno que ha visto mermado sus ingresos debido a la caída de la producción petrolera; entre otras razones, por la falta de inversión, mantenimiento de la infraestructura petrolera, planes futuros y la migración de personal especializado.

Cuba es uno de los mayores contribuyentes, no de dinero, sino de ideología y adoctrinamiento que permite  defender una revolución que solo beneficia a unos pocos.

Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Dominica, El Salvador, Guatemala, Guyana, Surinam, Granada, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, República Dominicana, San Vicente y las Granadinascolaboraron con la creación de Petrocaribe que buscó intercambiar petróleo barato a cambio de votos a favor del régimen en todas las organizaciones donde Venezuela pudiera ser interpelada.

Brasil, Argentina, Ecuador, Bolivia, Uruguay, Chile, Paraguay, dependiendo del gobierno de turno, defienden a este régimen a capa y espada más por un motivo ideológico y de subsistencia. Los últimos años ha cambiado la balanza por los cambios de gobierno, a excepción de Bolivia y Uruguay.

Siria, Irán y Bielorrusia representan más apoyo moral y mutuo entre  regímenes autoritarios.

Ahora bien, ¿qué ha hecho o que se ha conseguido en organismos como la ONU o la OEA? El accionar de unos pocos ha sido prácticamente nulo, ya que hoy en día todo los gobiernos cuidan sus espaldas y se miran en el reflejo de lo que le hagan o las posibles condenas al régimen de Venezuela. Es decir, mientras existan países donde sus gobiernos tengan intereses no va a pasar nada.

Recientemente este accionar ha empezado a cambiar un poco, más por el inconveniente que ha generado la migración de venezolanos a países vecinos,  que por el mismo criterio de conciencia de ver la destrucción de Venezuela.

Mientras los problemas de los venezolanos no se trasladen a otras latitudes o fronteras, los venezolanos seguirán viendo como su país se termina de destruir y seguramente parte de la comunidad internacional intentara ver cómo beneficiarse de esta tragedia.

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín para recibir noticias, alertas y actualizaciones:

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Envíanos un correo electrónico