escuela

Amaranta Gómez, la primera escuela transgénero de América Latina


En Santiago, Chile, se encuentra la escuela Amaranta Gómez, la primera institución creada en todo América Latina para alumnos transgénero.

Ubicada en la comuna de Ñuñoa, alberga alrededor de 39 alumnos con historias completamente diferentes, de los cuales 22 de identifican como trans.

Aunque se pensó como un lugar en el que los jóvenes que han enfrentado este tipo de cambios, no se priva de aceptar a estudiantes cisgénero, es decir, menores cuya identidad de género sí coincide con el sexo que les fue asignado al nacer.

Muchos de los alumnos que llegan a esta escuela, encuentran un lugar en el que se sienten  identificados y más cómodos que en las escuelas donde la educación es  tradicional y nunca se habla ni se menciona a los transexuales.

“No me sentía cómoda en mi colegio porque era como invisible, nadie hablaba de lo trans”, afirma una de las estudiantes del colegio.

Además, muchos de los estudiantes trans sufrieron faltas de respeto por parte de sus maestros y compañeros de sus antiguas instituciones académicas.

Amaranta Gómez abrió por primera vez en abril del año pasado y empezó sus labores sólo con cinco alumnos, pero después de mucho trabajo, los estudiantes aumentaron exponencialmente y ahora cuenta con dos aulas, una exclusiva para jóvenes de 12 años en adelante y otra para niños más pequeños.

La escuela opera gracias al apoyo de la Fundación Selenna, una organización que tiene como objetivo proteger los derechos de los niños, niñas y jóvenes transgénero.

Evelyun Silva, directora de la escuela, ha declarado en repetidas ocasiones que el género no es algo tan estático y que los niños deben ser libres de decir sobre sí mismos.

“Los niños van de un lado al otro, son más libres que nosotros. Creo que como padres o personas mayores, siempre queremos decirles lo que son. Eres un niño, ¿verdad? Dime. Pero a veces ellos no saben, sólo quieren jugar, sólo quieren crecer y ser felices”, explica.

La directora también ha especificado que en Amaranta los niños pueden ser quienes quieren ser en ese momento y que por medio de diferentes actividades pueden seguir desarrollándose intelectual y emocionalmente.

A pesar de ello algunos estudios han planteado ciertas cuestiones respecto al transgenerismo en la infancia, porque sugieren que muchas veces la identidad de género en la pre-pubertad y pubertad no es la misma que diez o veinte años después.

¿QUÉ SIGNIFICA SER TRANS PARA LOS ALUMNOS?

“Para mi es sólo algo normal, es sólo ser yo mismo”, mencionó Mateo de 17 años.

“Es ser tú mismo y confiar siempre en ti. Si tú quieres ser trans, puedes, porque es tu cuerpo”, comentó otro de los estudiantes que permaneció como anónimo.

“Ser trans es como ser más libre” anónimo.

“Ser trans es ser una persona valiente” anónimo.

El nombre de la escuela transgénero esta inspirado en Amaranta Gómez, una activista mexicana que se define como muxe,  un concepto muy popular de la cultura zapoteca, que identifica a las personas que construyen su identidad desde lo femenino a pesar de haber sido asignados a un sexo masculino.

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico