museos_ciudad_mexico

Los museos como espacio de encuentro en la ciudad

  1. La Ciudad de México es una de las ciudades con la mayor cantidad de museos en el mundo, con casi 170 de estos recintos ubicados en sus alcaldías.

Por Azucena Meza

La Ciudad de México es una de las ciudades con la mayor cantidad de museos en el mundo, con casi 170 de estos recintos ubicados en sus alcaldías, se considera una de las cinco ciudades con más museos en el mundo. Sabemos que el museo son lugares que exhiben información sobre algún tema, ¿pero dimensionamos lo que estos recintos significan como parte de las ciudades?

Los museos en la Ciudad de México

La organización en estos espacios depende de diferentes tipos de iniciativas: algunos museos son privados, porque conservan y exhiben colecciones gestionándose desde fondos como donaciones, patrocinios, apoyos económicos, venta de entradas o renta de sus espacios, como el Museo Casa Azul Frida Khalo, el Museo Dolores Olmedo o el Papalote Museo del Niño. Existen otros museos que provienen de iniciativas académicas, como los de la Universidad Nacional Autónoma de México: Universum, Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) o el Museo Universitario de Ciencias y Artes (MUCA); también el Instituto Politécnico Nacional cuenta con el Museo Tezozómoc. Y otros tantos, la mayoría, se gestionan bajo responsabilidad de alguna institución pública y son financiados por programas y recursos de gobierno, como el Museo Nacional de Historia ubicado en el Castillo de Chapultepec o el Museo Nacional de Antropología, a cargo del INAH; o el Museo del Palacio de Bellas Artes y el Museo Nacional (MUNAL) que administran el INBAL.

Entre los servicios que otorgan estos espacios, se encuentran desde luego, los que provienen de su función principal: conservar y exhibir sus acervos: estudian la flora, la fauna y los minerales, como el Museo de Historia Natural o el Museo de Geología de la UNAM; otros estudian la historia como el Museo Nacional de las Intervenciones o el Museo del Templo Mayor. También muchos de estos edificios están dedicados a temas como el diseño, el arte y la moda, como el Museo Franz Mayer, el Museo del Chopo, el Museo Nacional de San Carlos, el Museo Soumaya, el Museo del Objeto (MODO), o el Museo Mexicano de Diseño (MUMEDI).

Estos espacios generalmente ofrecen actividades como talleres, cursos y encuentros en los que pueden participar personas con un interés en común. Los programas y actividades que aquí se realizan son la manera que los museos generalmente planean para vincularse con sus comunidades. También son un espacio de consumo y disfrute para el tiempo libre, por sus restaurantes y cafeterías, o sus tiendas y librerías temáticas. Algunos museos, como el Museo de Arte Popular o el Museo del Chocolate, promueven el tema que exhiben a través de sus ventas, como en este caso, las artesanías o derivados del chocolate.

Nodos de distintas comunidades

Dentro de estos recintos ocurren encuentros de todo tipo, pues al querer asistir a una exposición o a alguna actividad aquí organizada, nos encontraremos ante situaciones como compartir el tiempo entre familia o con amigos, muchas veces porque estamos de visita en la ciudad y una exposición se vuelve parte de nuestro itinerario turístico. Otras veces estamos cumpliendo con actividades por compromiso: tareas escolares, compromisos de trabajo o sociales que pueden no entusiasmarnos, pero que nos obligan a transitar por este espacio.

Por cualquiera de las razones anteriores, estos edificios se vuelven el punto de convergencia entre distintas comunidades, que tienen al menos en común, el tema del museo como interés de sus visitantes. Pensemos en cómo estos espacios significan algo parecido a un nodo social, como el caso del centro comercial, los parques, o los centros de entretenimiento que cada vez son más demandados en las ciudades. El espacio urbano, entre más densidad poblacional acumula, se ve en la necesidad de tener lugares de encuentro para actividades específicas: las compras y consumos básicos, nuestros lugares para diversión y esparcimiento, los sitios para realizar deporte, y desde luego, los sitios para construir consumos culturales.

El museo tal vez es uno de estos puntos donde se canaliza una gran parte de la actividad cultural, pues recibe a visitantes que van a escuchar o ver lo que en estos edificios se tiene que decir, y muchas veces incluso, se quedarán con una parte de lo que exhibe también, a través de sus tiendas de recuerdos. En México, fácilmente se ha precarizado su administración, sin embargo, en el marco del Día Internacional de Museos no hay que perder de vista su valor como sitio de encuentro en el mapa de una enorme ciudad.

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico