pic1

Un futuro sin ciencia

Este contenido aún no se ha verificado. Ayúdanos a mejorarlo ingresando a tu cuenta y editándolo. Si crees que aún no es suficiente, coméntalo con la comunidad en la opción de conversación de la plataforma. Si crees que este artículo debe eliminarse, por favor escribe a [email protected]

  1. Juan Blackaller - Integrante de Futuro - @juanblackaller

Hace un par de semanas escribí un texto tituladoEl principio del fin de la ciencia en México. En ese artículo abordé cómo funciona actualmente el sistema de estímulos para el desarrollo de la ciencia en México. Comienzo esta nueva disertación con la idea con la que concluí en el texto mencionado anteriormente.

“La inercia de otorgar fondos para proyectos que benefician a la iniciativa privada en vez de generar un bien social común es viejisima, nos tocará luchar y estar siempre al tanto para que el gobierno actual y los que vienen no cometan los errores de siempre. Es momento de encontrar la clave para que pueda existir una verdadera vinculación entre los laboratorios y centros de investigación con las necesidades de la sociedad para lograr un bien común.”

Para obtener solo una pequeña parte de la respuesta a la pregunta, hice una serie de entrevistas a investigadores con los que tengo contacto por diversos medios.

Las preguntas que realicé en las entrevistas estaban formuladas con el fin de conocer la perspectiva de las y los investigadores sobre la situación actual de la ciencia en México, su experiencia en otros países y sus propuestas para el futuro. Estas respuestas me ayudaron a desarrollar varios temas de importancia para el campo de la ciencia en nuestro país.

Leyendo los resultados de las convocatorias de los programas de estímulos para el desarrollo de ciencia y tecnología es claro que se han beneficiado proyectos que muy difícilmente pueden ser de interés social, estos resultados se pueden consultar en aquí. Estos financiamientos son un reflejo claro de lo que administraciones pasadas estaban haciendo mal, beneficiando a grandes conglomerados y siendo muy poco claros con las líneas de investigación prioritarias.

En la ley general de ciencia y tecnología se dicta que se tiene que destinar mínimo 1% del PIB como inversión al rubro de investigación científica y desarrollo tecnológico.

Según datos del banco mundial, el valor máximo del PIB gastado en Ciencia e Investigación en México fue de 0.536%. Esto nos habla de la pobreza en nuestro Estado de Derecho para algo tan fundamental como el desarrollo científico: no se puede cumplir ni una ley hecha por nuestros propios legisladores.


Al hacer las entrevistas me percaté de que las personas que realizan investigación en México tienen que sortear un mar de dificultades para tan siquiera conseguir el financiamiento que requiere su investigación. La burocracia necesaria para que los recursos lleguen a las manos de las y los investigadores es enorme y cansada. Según su experiencia en otros países, el financiamiento no da tantas vueltas como aquí, si no que llega a las manos de las y los investigadores directamente, lo que puede llegar a ser contraproducente a la hora de seguir los calendarios establecidos en los diferentes proyectos. Si el recurso no llega, el proyecto no empieza.

Tomando las palabras de una persona a la cual entrevisté: “A la hora de otorgar recursos, la mayoría de las veces se presupone que el investigador se embolsará el dinero. Al parecer desde la política creen que los investigadores somos vulgares Bejaranos, Duartes o Gobers Preciosos.

Hasta ahora identifiqué tres dificultades (consciente de que existen muchas más):1. Poco presupuesto, 2. Baja confianza en las y los investigadores. 3. Alta burocracia.

Para combatir estos tres problemas, se pueden impulsar junto con las y los legisladores sugerencias y reformas a la Ley de Ciencia y Tecnología, hacer que ley en realidad tome en cuenta a las personas y que no obedezca a intereses pactados en los oscurito. Actualmente están en proceso las discusiones para la reforma a la Ley de Ciencia y Tecnología. Es momento de que desde la comunidad científica nos organicemos para que podamos recuperar el futuro de la ciencia. No podemos seguirnos dejando llevar por vicios que durante años nos han hecho tener un crecimiento lento y mediocre.

Debemos ser una generación de científicos responsables y levantar la voz, pensar en las personas que vendrán a hacer ciencia y no negarles el futuro. Levantar la voz por todas esas veces que proyectos que con el debido apoyo hubieran podido cambiar la vida de las personas de a pie, levantar la voz por exigir que nuestro país se tome en serio las consecuencias del cambio climático.

 

Nunca más una comunidad científica que haga oídos sordos.

 

Checa el sitio web global de la Marcha por La Ciencia aquí: https://www.marchforscience.com/posters

 

Aquí las ligas de las diferentes marchas que habrá en el país:

Cuernavaca: https://www.facebook.com/events/1371773926235872/

Ensenada: https://www.facebook.com/events/1504121129661827/

Guadalajara: https://marchacienciagdl.wixsite.com/cienciagdl

Irapuato: https://www.facebook.com/events/1343113172378130/

Ciudad de México: https://www.facebook.com/ScienceMarchMx/

Morelia: https://www.facebook.com/events/767734113414398/

Puebla: https://www.facebook.com/groups/1624613040938514/
San Luis Potosí: https://www.facebook.com/events/1927201394170629/
Xalapa: https://www.facebook.com/events/232445910556701/

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir noticias, alertas y actualizaciones

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Connect with us on Discord Envíanos un correo electrónico