Sexismo ¿dentro y fuera de las canchas?


Ya lo ha dicho el aclamado cineasta mexicano, Guillermo del Toro: “la presencia numérica de las féminas es importante en todos los órdenes de la vida, sin embargo, lo crucial es evidenciar su ausencia”, haciendo referencia a la escasa aparición de mujeres en las nominaciones de la edición 75 del Festival de Venecia.

El mundo cinematográfico no es el único que se encuentra en la búsqueda de la igualdad de género… El deportivo también. 

 ¿Reglas igualitarias?

Recientemente el tenis se vio envuelto en una polémica de carácter de género. Durante el enfrentamiento entre la tenista francesa Alize Cornet y Johanna Larsson, en el Abierto de Estados Unidos, después de regresar del descanso por la aplicación de la Heat Rule (periodo que pausa el partido por los altos niveles de temperatura), Cornet se percató de que su playera se encontraba al revés, por lo que decidió voltearse y rápidamente quitarse la prenda  para ponerla de la manera correcta.

Ese acto le valió un warning por parte del juez de silla, quien interpretó tal acción como conducta antideportiva. ¿Cuántas veces se ha sancionado a Novak Djokovic, a Rafael Nadal o algún otro tenista por permanecer sin playera en la cancha? Lo anterior provocó que, tras la dura crítica recibida por parte de la prensa internacional, el comité normativo del torneo decidiera que el reglamento del US Open cambiara y eliminara dicha norma. Que hasta ese momento se había aplicado de manera desigual. 

Serena Williams vs la desigualdad de género.

Una de las deportistas que a lo largo de su carrera se han mostrado activamente participativas en la lucha por la igualdad de género dentro del deporte es la estadounidense, 23 veces campeona de Grand Slam, Serena Williams.

La que para muchos se ha convertido en la mejor tenista en la historia del deporte, tampoco ha estado exenta de los tratos sexistas en el denominado “deporte blanco”. Después de dar a luz a su primera hija, la tenista afroamericana tuvo problemas de coagulación, por lo que la marca encargada de diseñar sus trajes deportivos, creó uno especial para sus problemas postparto y pudiera jugar el famoso Roland Garros; el traje consistía de una sola pieza, color negro y se ajustaba como licra a su cuerpo; esas fueron razones suficientes para que el presidente de la Federación Francesa de Tenis (FFT), Bernard Giudicelli, decidiera prohibir ese tipo de vestimentas para futuras ediciones del torneo argumentando que: “Hace falta respetar el juego y el lugar”. Al parecer Giudicelli olvidó que los motivos por los que Williams portó esa prenda, eran de salud. 

Por si fuera poco para la tenista estadounidense, meses después de lo sucedido en el torneo francés, acudió a competir al último Grand Slam del año, en su casa: el Abierto de Estados Unidos. Con facilidad logró eliminar a sus contrincantes para de esa manera, llegar a la fase final, su número 31 en los torneos grandes, superando así a Roger Federer como máximo tenista masculino en finales de Grand Slam. Su contrincante era la joven japonesa Naomi Osaka, quien se encontraba en su primera gran final. El juego se inclinaba favorablemente para la japonesa, así lo indicó el primer set.

En la recta final del segundo set, el juez de silla Carlos Ramos le aplicó un warning a Williams por supuestamente haber recibido indicaciones de parte de su entrenador, lo cual está prohibido. Después, producto de la frustración que le provocaba estar perdiendo el partido, la estadounidense lanzó su raqueta contra el piso, lo que causó que ésta se rompiera. Por esa razón, el juez Ramos le quitó un punto por las dos faltas acumuladas, lo cual hizo que la tenista afroamericana se molestara y mostrara su inconformidad ante el juez por la sanción. “¡Me debes una disculpa!”, “Prefiero perder antes de hacer trampas”, “¡Eres un ladrón!”.

Esa última expresión le costó a Williams un juego del set, dicha acción provocó que su molestia aumentara. “¡Es porque soy mujer!”, “¡Si fuera hombre no me harías esto!”. El partido concluyó con una victoria para la joven Osaka. 

En la conferencia de prensa que se llevó a cabo minutos después de lo sucedido en la cancha, Serena Williams argumentó que ella jamás recibió ayuda de parte de su entrenador. “No me estaban ayudando. Si miro a mi banquillo y me dicen: ¡vamos, o bien hecho…! Yo no sé qué hacer. Desde ese momento no he vuelto a mirar ahí”, “El árbitro me quitó un juego y aquí estoy yo, intentando luchar por los derechos de las mujeres, la igualdad y esas cosas, y me pareció una actitud machista. Él nunca le ha quitado un juego a un hombre por llamarle ladrón… Esto que me ha pasado es un ejemplo para que otra persona que tenga emociones, que quiera expresarse y ser una mujer fuerte. Ellas van a poder hacerlo por lo que ha pasado hoy. Tal vez a mí no me haya funcionado, pero a la siguiente persona le funcionará…”. 

Dicho conflicto provocó en las personas opiniones de todo tipo. Lo que sí es cierto, es que el warning por recibir indicaciones de parte del entrenador, es una sanción que se presta mucho a la interpretación del juez de silla, ya que nunca sabremos con precisión si un(a) entrenador(a) está dando indicaciones a su jugador(a) y éste(a) las recibe y las acata. Aunado a eso, Williams aseguró que tenistas (del género másculino) han adjetivado de manera más fuerte a los jueces de silla y no se les ha sancionado de la manera en la que se le hizo a ella, y tiene razón.

Los medios ante la igualdad de género

Ante los claros indicios de desigualdad de género dentro del deporte, los medios de comunicación deben buscar acortar dicha brecha asimétrica, dando espacio en sus publicaciones a tanto atletas femeninas como masculinos, además de “evitar los comentarios y estereotipos sexistas”

Al finalizar los Juegos Olímpicos de Río, en el 2016, dos organizaciones independientes: “Un Pastiche-Género y Comunicación y GROW“ y “Género y Trabajo”, realizaron un Observatorio de Género para identificar cómo los medios latinoamericanos representan a las mujeres con relación al evento deportivo más grande del mundo. Algunos de los resultados clave del monitoreo fueron los siguientes:

  • Hubo una predominancia masculina en los titulares, ya que de las notas donde hay nombres propios de atletas en los títulos, el 60% son masculinos mientras que solo el 42% son femeninos.
  • Sólo los atletas varones fueron portada en los diarios analizados.
  • En el marco de los JJOO las mujeres fueron más veces retratadas fuera del contexto deportivo que los hombres.
  • El 70% de todas las notas relacionadas a los Juegos Olímpicos que pusieron el foco en la apariencia de las personas fueron hacia a las mujeres.

Es evidente que al menos en el evento deportivo más grande que existe, los medios latinoamericanos priorizan a los atletas masculinos. Y, si existe desigualdad de género dentro del ambiente deportivo y fuera de él, la situación es alarmante. “No podemos olvidar que educar en la diversidad y evitar el sexismo informativo es esencial para construir un producto periodístico de calidad y con impacto social.”

  • Compartir
    Compartir

Suscríbete a nuestro boletín para recibir noticias, alertas y actualizaciones:

WikiTribune Abrir Menú Cerrar Buscar Me gusta Regresar Siguiente Abrir Menú Cerrar Menú Play video RSS Feed Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir Reddit Síguenos en Instagram Síguenos en YouTube Conéctate con nosotros en LinkedIn Envíanos un correo electrónico